13 abril 2012 Consejos

padre e hijo
A partir de estas edades, se incrementa el interés de los niños por acaparar actividades. Cada vez se ven más capaces de hacer cosas, incluso de atreverse a hacer lo que ven en los niños mayores que ellos o en los propios adultos. Su capacidad por hacer y por resolver se multiplica y empieza a marcar su futuro.

Ellos van a pedir más y más con el paso del tiempo. Te van a pedir que te impliques con ellos en, no sólo sus acciones, sino también en las del hogar contigo. La esponja que llevan dentro absorbe sin parar y no tiene límites. Tú debes ayudar a alimentarla.

Debes dar a entender a tu hijo que sus acciones son positivas o negativas. Si son positivas, alabarle por ello. Si son negativas, no hacerle ver simplemente que lo son,sino explicarles que, aunque hayan salido mal ahora, se pueden arreglar y hacerlas bien en el futuro.

Comenzar a aceptar las normas como algo que forma parte de la vida cotidiana también es fundamental para su personalidad. Las reglas están para cumplirlas y el niño debe tener conciencia de ello desde muy temprana edad. Y hay que empezar a aumentar sus responsabilidades en casa. Ellos lo piden y, aunque luego no les gusten determinadas tareas domésticas, tienen que empezar a desempeñarlas. A poner la mesa a la hora de la comida, a lavarse los dientes, a limpiar su habitación. La responsabilidad es parte de su educación presente y futura.

Compartir los triunfos con tu hijo servirá para que vaya forjando con mayor consistencia su personalidad para el futuro y dar mayor solidez a su auto-confianza.

Via | zerotothree
Foto | sxc

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 abril 2012
  2. Confianza de los niños en si mismos (de 24 a 36 meses)(II) 14 abril 2012
  3. La obsesión por tener niños perfectos 28 abril 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *