24 junio 2013 Noticias

Carretera desierta

Un juez ha condenado a dos años y medio de cárcel a un motorista imprudente que arrolló a una niña que iba en su carrito, y también condenó a su tía abuela (que lo empujaba la silla con el bebé).

El hecho ocurrió en el año 2007 cuando un hombre conducía alcoholizado y de manera imprudente, esto generó que atropellara la silla de paseo de una pequeña de solo 15 meses de vida. La madre de la pequeña salía de una fiesta familiar para ir a visitar a sus primas, la tía quiso acompañarla y decidió llevar el carrito.

La tía abuela señaló en sus declaraciones que vio como una moto se aproximaba pero pensó que tenía el tiempo necesario para cruzar la calzada. Lamentablemente esto no sucedió. El motorista, por su parte, pensó que podía esquivarla. Ninguno de los dos estuvieron en lo cierto, la única verdad fue que una moto Suzuki impactó de pleno contra la sillita.

Por el impacto se rompió el cinturón que sujetaba a la niña y la pequeña salió proyectada, sufriendo graves heridas que la dejaron es un estado vegetativo persistente. El hombre y la tía abuela fueron condenados por delito de homicidio imprudente en curso con un delito contra la seguridad del tráfico. Además de las penas que fueron de 30 y 24 meses para cada uno debieron indemnizar de forma conjunta y solidaria a los padres con un monto superior a los 103 mil euros. La pequeña murió a finales del año 2009 por las secuelas del accidente.

El incidente tuvo lugar en la carretera CV-914 en dirección Benijofar – Almoradi en un sitio donde está prohibido adelantar y que tiene señales de peligro por el paso de peatones. El padre de la bebé recuerda los hechos con un gran dolor.

La jueza, en su fallo, señala que: “sin observar la diligencia media de un buen padre de familia y sin prever un resultado que era previsible y por tanto, evitable, a pesar de ver que el acusado se acercaba circulando con una motocicleta, se introdujo en la calzada con la intención de cruzarla, empujando una sillita infantil” en la que viajaba Julia, que “por su edad, dependía totalmente de ella”.

Este caso nos hace reflexionar acerca de las medidas de seguridad que debemos tomar cuando estamos empujando la sillita del bebé o cuando estamos llevando un niño de la mano. Siempre es preferible esperar unos minutos y cruzar por el sitio correcto esperando que no haya vehículos a la vista, evitando especular si hacemos a tiempo o no de cruzar la calzada.

Vía | El País
Foto | Flickr – Cristobal Alvarado

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 junio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *