16 diciembre 2008 Consejos, Embarazo, Otros, Salud

smiley

…y ahora no hago nada más que llorar por todo. Dicen que es normal durante el embarazo, que al tener las hormonas revolucionadas, tan pronto seamos las mujeres más felices del mundo, como que nos pongamos a llorar desconsoladamente.

Últimamente, ver las noticias se ha convertido en un suplicio, sobre todo porque alegrías hay pocas, claro que si las hay, también me pongo a llorar, pero de felicidad. Me es imposible ver un parto porque me emociono (hasta en los videos del curso de preparación he soltado alguna lagrimilla).

Pero, ¿qué es lo que hace que estamos hipersensibles? Los cambios hormonales. Podemos pasar de la risa al llanto con gran facilidad y sentirnos temerosas o las personas más afortunadas en cuestión de segundos. Pero no nos preocupemos, todo es normal. Además, dependerá de la fase del embarazo en la que nos encontremos o cómo lo llevemos tendremos más o menos miedos, o estaremos más o menos contentas.

Claro, todo esto depende de cada mujer, como todo en el embarazo, así que no hay un patrón establecido, y unas lo notarán más y otras menos. Yo he descubierto que lo que me hace más feliz es notar las patadas de mi bebé y ver cómo se mueve la tripa. Bueno, tanto me gusta que me da por reír y no puedo parar y ahí es cuando noto un subidón de moral increíble menos mal, que esto me suele pasar cuando estoy en casa y no fuera,…).

Digo yo que tendrá que ver con las endorfinas (llamada también hormona de la felicidad y que tenemos en una mayor número durante el embarazo) y que se incrementa si además hacemos cualquier tipo de actividad placentera. Repercute tanto en nosotras como en el bebé. Bueno, y en nuestra pareja y allegados, que tendrán que soportar estoicamente nuestros normales cambios de humor.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *