8 junio 2010 Parto, Recién Nacido

Complicaciones del parto: Rotura de clavícula del recién nacido
La clavícula es el hueso que une el esternón con la articulación del hombro. En los partos vaginales difíciles es relativamente frecuente que se fracture y también que pase desapercibida. La rotura de clavícula del bebé no se puede considerar mala praxis ya que casi todas, por no decir todas las veces que sucede ha sido algo inevitable. El médico explorará cuidadosamente al recién nacido para detectarla si ha ocurrido. Los bebés de más de 4 kilos al nacer son más propensos a sufrirla.

El principal síntoma es la inmovilidad del brazo, el pequeño no lo separará del lado del cuerpo donde esté la rotura y tendrá un reflejo de Moro asimétrico. Cuando le levantemos por los brazos protestará, además se puede mostrar irritable. Es un problema que normalmente ni se nota ni se siente, aunque podría notarse la fractura con los dedos. Después de unas semanas, puede aparecer una protuberancia dura en el lugar en que se fracturó el hueso, como único signo de que hubo una rotura.

El bebé se recupera completamente sin necesidad de tratamiento, como mucho se puede inmovilizar el bracito sujetando la manga al pecho. Hay que tener cuidado al levantarle y, moverle el brazo con suavidad. No queda ninguna secuela y lo normal es que ni siquiera quede una señal en la clavícula de que en algún momento estuvo fracturada.

Si tras salir del hospital con tu bebé notas que se queja al mover el brazo o cuando le levantas, tienes que comentarlo con el pediatra. Hay otras lesiones que pueden reflejar los mismos síntomas. Con una radiografía confirmarán el diagnóstico, aunque en ocasiones no es necesario.

Vía | AEPED
Foto | Flickr-Cobalt123

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 junio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *