29 octubre 2009 Consejos, Opinión, Recién Nacido

Como tener al bebé en brazos
Cuando no tienes costumbre de coger a un recién nacido es normal que de un poco de miedo hacerlo. Son tan pequeñitos que parecen muy frágiles e incluso escurridizos. Pero cuando el bebé es tu hijo el instinto sale en tu ayuda y te das cuenta que es fácil y natural. Incluso a la hora de bañarlo te sueles manejar mucho mejor de lo que pensabas y con la práctica tendrás la misma soltura que la enfermera que te ha enseñado a lavarle.

Siempre que vayas a levantar al recién nacido ten la precaución de sujetarle la cabecita. Para ello sitúa tu mano suavemente pero con firmeza debajo de la nuca del pequeño. Pon la otra mano bajo la espalda un poco por encima del culete del mismo modo, firme pero suavemente. La mano que sujeta realmente al niño es la de la cabeza, la otra es un apoyo. Gira al bebé, sin soltar ninguna de las manos para situar su cabecita sobre tu antebrazo, a la altura del codo. Ya puedes soltar la nuca porque la cabeza está acomodada sobre tu brazo.

Casi todos sujetamos a los bebés sobre el brazo izquierdo sin importar si somos diestros o zurdos. Es algo que hacemos sin pensar y que descubriras la primera vez que cojas a tu hijo.

Para tumbar al bebé o ponerle vertical sobre tu hombro sujétale de la misma manera. Cada uno nos sentimos cómodos con nuestra propia técnica para coger al niño, lo que he contado solo es una orientación. En cuanto tengas soltura podrás levantarle poniendo tus manos bajo sus axilas y manteniendo erguida su cabeza con los dedos, por ejemplo.

Cualquier forma es válida siempre que sea con firmeza, suavidad, cariño y cuidando que su cabecita no quede colgando. La sensación de tener a tu bebé pegadito a tu cuerpo es inenarrable.

Foto | Adoption-Dna

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *