23 marzo 2010 Embarazo, Padres y madres

Cuando y como se sienten los movimientos del bebé
Una de las cosas que más desea una embarazada es empezar a notar a su bebé. Es una sensación diferente y muy tranquilizadora. Como decimos siempre, no sólo cada madre es un mundo, cada embarazo también lo es, por eso no debes hacer comparaciones con otras futuras mamás y si has sido madre antes, la experiencia te servirá para reconocer los movimientos, pero no tendrán porqué empezar en el mismo momento ni tener la misma intensidad.

El embrión comienza a moverse entre la séptima y la octava semana, pero no es muy normal notarlo. Habrá que esperar a estar entre la semana 16 y la 22. Lo que se siente lo describe cada mamá de una manera, como pequeñas cosquillas, como el vuelo de mariposas en la tripa, como burbujitas, etc. Es un cosquilleo sutil que se reconoce mejor la segunda vez porque se puede confundir con el hambre, los gases, o los movimientos de la tripa.

Muchas embarazadas reconocen esos movimientos tras la prueba de la glucosa que se hace en la semana 24. El exceso de azúcar que lleva el líquido que te dan, hace que el pequeñín se mueva sin parar. En casa puedes probar sentándote en un lugar tranquilo y tomando un poquito de chocolate, por ejemplo. En el momento en que los identificas te darás cuenta que los sentías hace tiempo, y ya no te costará notarle cada día.

Los movimientos se van haciendo más intensos y hacia el final pueden llegar a ser algo molestos. Pero incluso en el último trimestre hay madres que lo notan sin dificultad y otras que necesitan estar tranquilas para hacerlo. Depende de muchas cosas, la postura del feto, el peso de la madre, etc. En este último trimestre el médico te pedirá que estés un poco pendiente de los movimientos fetales y te contará como hacerlo. Para comprobar si son regulares busca una hora en que puedas estar relajada y siéntate o túmbate. Tendrás que notar unos 10 movimientos en dos horas, si no es así o no le notas en absoluto, intenta estimularle con algo de comida y si no reacciona, habla con tu médico.

Siempre se nota más al bebé cuando estás tranquila, generalmente de noche. No es que se mueva más a esas horas es que no hay nada que te distraiga. Tumbada también es más sencillo notarlo que de pie, por lo mismo, estás más centrada. Después de comer es otro de los momentos en que se aprecian más, al bebé le llegan los nutrientes y se despierta. Cuanto más grande es menos espacio tiene para moverse, pero en ese momento, los dos últimos meses, ya estás acostumbrada y sabes que pauta sigue tu hijo.

Foto | Soy fans

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 23 marzo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *