18 febrero 2017 General, Recién Nacido

Un problema que se puede tratar a tiempo

Hoy te contaremos todo lo que debes saber acerca de la plagiocefalia y la mejor manera de prevenir este problema. Debes tener en cuenta que si tu hijo pequeño tiene una cabeza plana o de apariencia deformada puede estar desarrollando una deformidad creaneal.

Al hablar de una deformidad creaneal nos estamos refiriendo a una alteración en el crecimiento de la cabeza del bebé, puede aparecer en los primeros meses de vida y sus causas son diversas.

En algunos casos este problema tiene sus orígenes en el parto, tanto si estamos hablando de un parto normal como un parto que haya sufrido complicaciones. También puede darse en los bebés que pasan muchas horas recostados es la misma posición o cuando el feto estuvo encajado en el canal pélvico por varias semanas antes de su nacimiento.

Si bien puede ser un problema que pueden sufrir todos los niños, existen ciertos grupos de riesgos, formados por los prematuros, los varones, los bebés que hayan nacido con métodos mecánicos o fórceps, los nacimientos múltiplos y los pequeños que son cuidados por terceras personas.

Puede darse en los bebés que pasan muchas horas recostados es la misma posición.

En el caso de que la deformación del cráneo sea producida en el parto es considerada como algo ‘habitual’ y que se puede recuperar en unas pocas semanas. Pero existen algunos casos en que la deformación termina ocasionando que algunos huesos de la parte baja el cráneo queden desencajados, un problema que no se puede ver fácilmente desde el exterior.

Prevención de la plagiocefalia

Si bien puede parecer que todos los cuadros son graves, no siempre es así, los padres deberán tener en cuenta que si es tratada a tiempo y con las medidas adecuadas se puede prevenir, pero si el tratamiento no es el adecuado puede generar graves trastornos.

La plagiocefalia puede corregirse en gran parte de los casos, lo importante es tomar las medidas a tiempo o prevenir el problema. Un punto clave al respecto es evitar que los niños estén siempre en la misma posición, ni cuando está dormido ni cuando se encuentra despierto. Eso es lo ideal cuando la deformidad es leve, pero aún en estos casos recuerda siempre consultar con el pediatra.

Puedes ir cambiando su posición acostándolo en su cuna o en su mantita boca arriba apoyado en la espalda, además de ponerlo del lado derecho alternando su postura con el apoyo de su lado izquierdo.

Si su cuna está junto a la cama tendrás que cambiar la cuna de posición periódicamente para cuando busque mirarte no tenga que girar la cabeza siempre para el mismo lado.

En los momentos en que el pequeño se encuentre despierto podrás colocarlo en un lugar seguro, con tu continua supervisión, boca abajo, así comenzará a fortaleces los músculos de la espalda, cuello, brazos. Este es un momento ideal para aprovechar a estimular los sentidos promoviendo el desarrollo de sus habilidades motoras gruesas, como rodar, sentarse o comenzar a arrastrarse, y más adelante podrá trabajar su motricidad fina.

Si tu bebé tiene plagiocefalia lo ideal es evitar los cochecitos para su traslado, cambiando el método de traslado por las mochilas portabebés, fulares, brazos, etc.

Vía | Infocefalia
Foto | Pixabay – Public Domain Pictures

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *