18 noviembre 2016 Embarazo

Evitar la molestia sensación

El día de hoy te brindaremos algunos consejos para que puedas evitar y combatir la molesta retención de líquidos que puedes sufrir durante el embarazo.

Se sabe que una mujer que está embarazada cuenta con hasta un 50 por ciento más de volumen sanguíneo que una mujer que no lo está, esto provoca que se produzca retención de líquidos, además de la permeabilidad vascular y los problemas circulatorios tan típicos en las mujeres gestantes.

Desde el Hospital San Juan de Dios del Aljarafe, la ginecóloga Ana María Ferrari Bellver considera que por diferentes motivos hormonales los vasos sanguíneos se vuelven más permeables generando que el exceso de líquidos penetre con mayor facilidad en los tejidos, esto provoca la retención de líquidos.

Al retener líquidos la mujer embarazada tendrá una sensación de cansancio, pesadez teniendo las piernas y tobillos más hinchados, especialmente al finalizar la jornada, en los días de mucho calor y cuando están mucho tiempo de pie. Esta molesta sensación mejora notablemente al estar en reposo.

Al retener líquidos la mujer embarazada tendrá una sensación de cansancio, pesadez teniendo las piernas y tobillos más hinchados.

Pautas para reducir los síntomas frecuentes

La retención de líquidos afecta a muchas mujeres embarazadas, afortunadamente se pueden tomar algunas medidas para poder aliviar los síntomas.

Uno de los puntos claves es evitar el sobrepeso, además de evitar los sitios en donde la temperatura sea elevada. No usar prendas muy ajustadas, el calzado deberá ser in mucho tacón y cómodo.

En la medida que las actividades diarias lo permitan es necesario no estar mucho tiempo de pie o con las piernas cruzadas. Cuando se duerma o se esté reposando elevar las piernas con un almohadón por sobre el nivel del corazón.

Al acostarse intentar hacerlo sobre el lado izquierdo del cuerpo colocando una almohada entre las piernas, esta posición ayudará a tener un mejor retorno venoso evitando la compresión de la vena cava.

Darse baños de agua fría en las piernas para mejorar la circulación. Si es necesario consultar con el obstetra acerca de la realización de drenaje linfático.

Las mujeres embarazadas, además de realizar una dieta sana y equilibrada se tendrán que hidratar correctamente tomando dos litros de agua al día. Evitar el consumo excesivo de cafeína o refrescos con alto contenido de azúcar y no excederse en el consumo de bebidas isotónicas que contengan sales minerales.

Dentro de la dieta incorporar verduras y frutas, especialmente las de hoja verde, los pepinos, los espárrago y el apio. Nunca consumir remedios naturales sin la autorización del médico, algunos medicamentos que en apariencia son muy naturales están contraindicados para las mujeres embarazadas.

Caminar y realizar rutinas de ejercicios (con la autorización del médico) ayuda a evitar la retención de líquidos.

Si a pesar de realizar los consejos antes mencionados continua la hinchazón de los tobillos o de las piernas se deberá acudir al médico para realizar los estudios adecuados. Así se podrá descartar que exista hipertensión o una preeclampsia.

Prestar mucha atención si la hinchazón viene junto a fuertes dolores de cabeza, nauseas, dolor abdominal, visión borrosa, zumbido en los oídos.

En todos los casos ante la menor duda recuerda consultar con tu obstetra quien podrá indicarte lo que debes hacer en cada caso particular.

Vía | Dmedicina
Foto | Pixabay – Trestletech

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *