27 diciembre 2009 Consejos, Educación, Seguridad

como evitar que se nos pierda el niño

Sobre los dos años es cuando nuestro niño va queriendo ganar autonomía en sus propias acciones, así empieza a interesarse en explorar el mundo que le rodea y se lanza a la aventura sin mayor precaución que su propio deseo de descubrir zonas más allá de las cercanas a su entorno familiar. Es por eso que esta edad es la más proclive para que nuestro niño, aprovechando cualquier descuido, se suelte de nuestra mano y acabe extraviándose, sobre todo porque su sentido de la orientación todavía no está desarrollado.

En el mercado existen distintos artilugios que pueden ayudarnos pero, no está de más aprender algunas claves que, quizás os pueden servir para no llegar hasta ese mal trago. Precisamente ahora son días en los que sucede con bastante frecuencia debido a las aglomeraciones en los comercios o en el simple tránsito callejero.

Lo mejor, sin duda, es evitar las horas donde hay más aglomeración de gente y, a poder ser, pedirle a algún familiar o amigo que te acompañe, así él estará pendiente del niño mientras tú te ocupas de las compras. Tampoco está de más que vistas al pequeño con alguna prenda llamativa, de este modo lo podrás localizar más fácilmente, también puede servir ponerle un papelito con tu nombre y teléfono para que, en el caso que lo encuentre alguien, te puedan llamar de inmediato.

Es muy importante que hables con el niño antes de entrar en la vorágine del centro comercial. Explícale que no debe soltarse de tu mano, ni alejarse de tu lado. En el caso que no vea a mamá en ese momento debe quedarse quieto en el sitio y esperar a que vuelvas y, en ningún caso, salir a la calle solo. También puede pedirle ayuda a cualquier dependiente, guardia de seguridad u otra mamá que lleve niños, así le ayudarán a encontrarte.

Pero si, a pesar de todo, nuestro niño se pierde intenta no perder la calma y actuar con coherencia. Retrocede sobre tus pasos, igual se ha quedado rezagado mirando algo que le ha llamado la atención. Pero si no fuera así, acude al personal de seguridad y dale una descripción física de tu hijo lo más detallada posible. Una vez que aparezca lo último que debes hacer es reñirle, piensa que él está tan asustado como tú. Así que lo mejor es iros a divertiros para que se os pase, eso sí, una vez en casa, hay que volver a insistirle en la importancia de que no debe separarse de vuestro lado.

Vía | Crecer Feliz

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Proteger a los peques en las aglomeraciones de Navidad 15 diciembre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *