8 septiembre 2016 Consejos

sillas-paseo-bebes

Cuando nuestro pequeño o pequeña ya tiene una cierta edad, hay que pensar en cambiar el carro tradicional por una sillita de paseo. Lo principal es que el peque esté cómodo, con una posición que le permita ver por dónde va, disfrutando de las vistas del paseo y que le permita moverse con libertad, aunque esté firmemente sujeto y protegido.

Una sillita de paseo que tenga la opción de poner el respaldo casi o totalmente horizontal, para permitir que el niño duerma tranquilo o se pueda cambiar el pañal con comodidad, puede resultar una buena solución para los paseos largos y en los que tengamos que estar mucho tiempo fuera de casa.

Comodidad para el niño y para los papás

sillas-paseo-bebes-3

Algunos modelos del mercado pueden plegarse con un solo toque de la mano o el pieLa comodidad es fundamental, así que la composición de las telas también lo es. Si está bien acolchada, puede hacer que el niño esté cómodo y disfrute del paseo. Pero si la comodidad es importante, hay que tener en cuenta también las medidas de seguridad. Un sistema de anclaje que mantenga sujeto al niño pero que al mismo tiempo le permita cierta movilidad e independencia es un factor a tener en cuenta.

Las sillas de paseo deben ser cómodas, seguras y confortables para los pequeños, pero también deben de ser manejables y cómodas para las personas que tienen que empujarlos. Los papás han de pasar muchas horas a los mandos de estas sillitas, así que la ergonomía del manillar es importante. En www.chicco.es tienen un amplio abanico con opciones diferentes.

sillas-paseo-bebes-2

Si la sillita de paseo cuenta con un manillar regulable, se puede llevar de manera más agradable, adaptando el tamaño a cada tipo de terreno e incluso a varias personas. De esta forma es posible que personas de diferente altura puedan manejarlo cómodamente y sin problemas.

Manejables y seguras

Las ruedas también son importantes para que la sillita resulte manejable. Unas ruedas basculantes permiten que gire con facilidad y pueda controlarse mejor. Las ruedas pequeñas son ideales para zonas asfaltadas, pero si se pasea por zonas no tan lisas, es mejor que sean un poco más grandes, que puedan rodar con más facilidad por esos terrenos, sin necesidad que sea un modelo “todoterreno”.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAHay que pensar que en ocasiones tendremos que guardarla en el coche, así que hay que contar con ello. La manera de plegado puede resultar fundamental para elegir una sillita de paseo, ya que aunque la mayoría ocupan muy poco espacio una vez plegadas y pesan muy poco, hay varios tipos en el mercado. Podéis echar un vistazo a la amplia gama que tienen en www.sillasdepaseo.es

Algunos de los modelos en el mercado pueden plegarse con un solo toque de la mano o el pie, que acciona el plegado y que resultan muy útiles, sobre todo si se está cargando otras cosas. En unos segundos, la sillita queda plegada y se puede colocar fácilmente en el maletero del coche. No sólo hay que pensar en los padres, también en los abuelos, que aunque estén en forma, pueden resultar pesadas o incluso difíciles de plegar.

Los materiales con que está fabricada también son importantes. La ligereza es quizá uno de los principales puntos a tener en cuenta, aunque ha de tener un diseño que permita colocar algo de peso sin que se venza, provocando algún accidente fortuito. Es importante comprobar también que la cabeza del niño quede por encima de los escapes de los coches, de manera que no tenga que respirar directamente los gases que salen de ellos.

Son pequeñas recomendaciones que hay que tener en cuenta para elegir la sillita de paseo que mejor se ajuste a las necesidades del niño, pero también de los papás y abuelos, porque ambos van a tener que utilizarla durante mucho tiempo, tanto sentaditos como empujando a sus hermanos más pequeños.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *