28 febrero 2017 Consejos

Lograr que el bebé duerma es fundamental

Conseguir que el bebé se duerma solo en su cuna sin llorar puede volverse todo un desafío. En ocasiones parece ser una verdadera misión imposible, pero no hay que desesperarse, lograrlo es posible y hoy te daremos algunos tips para conseguirlo.

Existen miles de razones para que el bebé se despierte por la noche, podrá tener frío, hambre, necesitar los mimos de sus padres o, simplemente, sentirse incómodo. Una vez que se haya despertado seguramente querrá volverse a dormir pero no sepa cómo hacerlo por sí mismo.

Hay ciertos puntos para reflexionar acerca del momento de dormir a un pequeño. En muchos casos el momento de irse a dormir incluye una serie de rituales en los que los padres son grandes protagonistas, especialmente si está en la etapa de la lactancia materna. En estos casos difícilmente logre dormirse solo, especialmente si estamos hablando de niños de muy pocos meses de vida.

Existen otros momentos o situaciones en dónde será necesario e importante cambiar las rutinas.

Existen otros momentos o situaciones en dónde será necesario e importante cambiar las rutinas, las razones pueden ser diferentes, pero pensemos que cada familia es un mundo y ponerse a juzgar cada caso en particular no tiene sentido. Uno de los motivos más frecuentes por los cuales es imprescindible normalizar el sueño es cuando la madre vuelve al trabajo y requiere descansar por las noches.

Anteriormente hemos mencionado que los bebés se despiertan por la noche por distintos motivos, pero los padres deberán evaluar si es necesario acudir en cualquiera de los casos. Si el bebé llora porque tiene hambre, necesidad de afecto o se siente incómodo lo único razonable es que los padres atiendan sus necesidades, si no lo hacen difícilmente podrá calmarse y nadie podrá dormir. Entonces se tendrá que pensar en un plan que permita reducir al mínimo la cantidad de despertares por la noche, así se atenderán las necesidades de los pequeños y los padres también podrán dormir.

Para que el bebé se vuelva a dormir después de despertarse deberemos pensar cuál es el ritual que se usa habitualmente para dormirse. A la hora de descansar tenemos que tener ciertas condiciones como oscuridad, una temperatura que resulte agradable, ciertos sonidos o ausencia de ruidos. Si ya tiene una costumbre la presencia de los padres no siempre será necesaria, salvo que en esa costumbre esté el hecho de dormir en brazos.

En ocasiones será necesario cambiar las costumbres, por ejemplo, si duerme en otro dormitorio se podrá poner un asiento cómodo para que los padres puedan acompañarlo hasta que se duerma, en un primer momento se podrá acunar mientras se le da el pecho o el biberón, cuando ya esté tranquilo (sin llegar a estar dormido) se lo colocará en su cuna y que se duerma solo.

Lograr que se duerma sería lo ideal, pero podría pasar que cuando se deje en la cuna se ponga a llorar. Frente a esta situación pueden quedar dos opciones, uno no dejarlo llorar, tomarlo de nuevo y volverlo a acunar si es necesario, y cuando vuelva a estar tranquilo colocarlo nuevamente en la cuna. Repetir esta operación las veces que sea necesarias hasta que se duerma solo. La otra sería dejarlo llorar, pero esto puede generar la ansiedad en el bebé. Al lograr que se duerma en la cuna varias veces lograremos tener un ritual alternativo.

Vía | Mi pediatraonline
Foto | Pixabay – Robertofoto

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *