12 abril 2017 Fertilidad

Consejos para programar un embarazo

Un artículo más en el que hablaremos acerca de cómo puedes calcular los días fértiles y, así, poder planificar tu embarazo. Comenzaremos hablando de la relación que existe entre los ovarios, hipotálamo y la hipófisis.

Sabemos que el sistema nervioso y el sistema endocrino pueden relacionarse entre sí, por esa razón algunas alteraciones emocionales podrían provocar cambios dentro del ciclo menstrual.

Medición de la temperatura basal

Este punto es importante para poder calcular los días fértiles, además de analizar el ciclo menstrual, para tomar correctamente la temperatura deberás hacerlo por la mañana cuando te despertás, antes de levantarte de la cama y siempre en la misma zona, puede ser tomada en la boca, axila o ano. Esta medición es conocida como temperatura basal, y conocer sus resultados puede ser muy útil para saber tus días fértiles.

Realiza una hoja de seguimiento para poder anotar el valor de la temperatura. Verás que dentro de cada ciclo se puede ver una diferencia de la temperatura en las dos etapas del ciclo.

Se podrá ver unos valores antes de la ovación y otra después de la misma. La temperatura podrá variar algunas décimas superior a lo normal, ese es el momento de la ovulación. El desnivel puede ser entre 2 y 5 décimas, una cantidad muy pequeña, por eso es necesario tener otros parámetros como los resfriados, sufrir estrés, trasnochar, etc.

Otra manera de poder determinar los días fértiles es observar los cambios que aparecen en el moco cervical.

Los cambios de temperatura se generan porque el folículo donde se ha desprendido el óvulo, o momento de ovulación, se transforman en un cuerpo amarillo después de ese momento, al segregarse progesterona la hormona desencadena un incremento de la temperatura basal. El leve aumento permite diagnosticar a posteriori el día después de la ovulación, por eso es muy importante observar varios ciclos.

Observar los cambios en el moco cervical

Otra manera de poder determinar los días fértiles es observar los cambios que aparecen en el moco cervical. El moco cervical es el flujo que sale por la vagina en los días fértiles. A medida se van acercando los días fértiles la sensación de humedad crecerá, además el moco tomará un color amarillento o blanco, volviéndose más viscoso y espeso.

Dolor de ovarios y de pecho

En la etapa de la ovulación se puede advertir una mayor sensibilidad en el pecho o un dolor ovárico. El pecho podría crecer de tamaño, sentirse más pesado, tirantez, picor, hinchazón. También podría darse un dolor ovárico, un síntoma que no siempre aparece pero puede ser tenido en cuenta. Es un dolor que podría variar en intensidad y en su localización

Vía | Natalben
Foto | Pixabay – Lakipia

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *