6 agosto 2012 Embarazo, Noticias, Nutrición

Las dosis altas de colina podrían determinar la manera de enfrentarse a situaciones de stress

La alimentación durante el embarazo es crucial tanto para el buen desarrollo del bebé como para la salud de la mamá. Se han hecho estudios de como puede afectar la comida al crecimiento del feto o al futuro bebé. En esta ocasión se han estudiado las dosis de colina tomadas por las embarazadas para saber la repercusión que puede tener en el estrés del bebé.

El estudio ha sido realizado por investigadores de la Universidad de Cornell (Nueva York) y publicado en la revista The Faseb Journal. En este estudio se analizaron los niveles de cortisol hallados en la placenta, la sangre y el tejido umbilical. Se observaron en dos grupos diferentes.

El primero lo formaban las embarazadas que consumieron los niveles de colina recomendados (480 miligramos diarios) y el segundo lo formaban las que tomaron mayor cantidad (930 miligramos diarios). Así pues, con los resultados en la mano, pudieron observar que las que tomaron mayores cantidades produjeron cambios que redujeron los niveles de cortisol. La hormona cortisol es la responsable de tener respuesta ante el estrés pero por otro lado, niveles altos pueden producir estrés crónico o problemas cardiovasculares.

La colina es fundamental en el embarazo ya que funciona como neurotransmisor y durante la gestación puede ayudar a la construcción de las membranas celulares. Algunos alimentos que contienen colina son: hígado, huevo, bacalao, pollo, coliflor o espinacas. Este estudio podría servir para futuras investigaciones sobre las cantidades recomendadas de colina entre adultos y embarazadas.

Vía | Muy Interesante
Foto | Flickr-Summerbl4ck

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 agosto 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *