30 octubre 2017 Embarazo

hinchazonpies

Una de las molestias más frecuentes en el embarazo, especialmente durante la recta final del mismo, es el hinchazón de pies. Si estás embarazada y te pasa presta atención a estos consejos que te permitirán aliviar estas molestias que están causadas por la retención de líquidos, el aumento de volumen sanguíneo que se produce durante el tercer trimestre de gestación y la mala circulación de la sangre por el crecimiento del útero.

Evita estar en una misma posición

Tanto estar mucho tiempo de pie como estar mucho tiempo sentada hará que se te hinchen más los pies. Así que evita, en la medida de los posible, estar más de una hora en la misma posición. Siéntate si has estado mucho tiempo de pie o da paseos si has estado sentada mucho rato, así conseguirás activar la circulación.

Pregnant woman with swollen feet

Apuesta por un calzado cómodo

Determinados tipos de calzado sólo pueden hacer que este problema de hinchazón aumente. Si estás embarazada di adiós a los tacones altos y si por tu trabajo has de usar piensa que ha de tener entre dos y cuatro centímetros de altura como máximo.

Si tienes una ocasión especial en la que debes ponerte un tacón más alto puedes hacerlo pero intenta no estar mucho tiempo de pie.

En cualquier caso opta por modelos que no te aprieten el pie, de horma ancha y realizados con tejidos naturales y semisintéticos porque así presentarán algo más de flexibilidad y esto hará que el pie se pueda adaptar.

Coloca los pies en alto

honchazon-pies-embarazo

Si estás sentada o tumbada intenta colocar los pies en alto siempre que tengas oportunidad de hacerlo. En el caso de que estés tumbada intenta que los pies estén situados por encima de tu cadera, lograrás mejorar tu circulación notablemente.

Evita tomar sal

La sal retiene líquidos así que en la medida de lo posible intenta tomar platos poco condimentados. Puedes optar por alternativas como el gomasio. Ten en cuenta que la sal sólo hará que tu edema empeore.

Además muchas mujeres experimentan un aumento de la tensión durante el embarazo y tomar comidas con sal no les ayudará en nada, todo lo contrario.

Haz baños con agua caliente o fría

Ofrecer a tus pies pequeños baños tanto con agua caliente como con agua fría ayudará a aliviar este problema. En el caso de que optes por baños con agua caliente tendrás que añadir un puñado de sal gorda y poner los pies en el agua durante 10 minutos.

Si quieres baños de agua fría tendrás que sumergir los pies durante unos minutos y así activarás la circulación.

Vía | Maternidad Fácil

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *