21 octubre 2009 Consejos, Noticias

El colecho como factor de riesgo de muerte súbita
El colecho en cama o sofá, está presente en más del 50 por ciento de los casos de muerte súbita del lactante. Un gran numero de estas muertes, el 31 por ciento, se relacionan con la ingesta de alcohol, drogas o medicamentos por parte del adulto. De 80 casos analizados de muerte súbita de lactantes en el suroeste de Inglaterra, entre 2003 y 2006, el 54 por ciento sucedió mientras el pequeño dormía con un adulto en una cama o en un sofá.

La investigación realizada por la Universidad de Bristol y la Universidad de Warwick no confirma el colecho como una causa de muerte súbita sino que lo sería el modo de practicarlo. Encontraron que una quinta parte de los bebés tenían almohada, y una cuarta parte pañales estaban envueltos, lo que sugiere que estas podrían ser prácticas de riesgo.

Descartaron que la incidencia de muerte súbita se relacione con el nivel social, ya que se da en todos los niveles sociales.

Para los autores del estudio, el lugar más seguro para que duerma el bebé durante sus primeros seis meses de vida, es en una cuna o capazo independiente de la cama de sus padres pero en la misma habitación.

El dr Chris Wright, patólogo y consultor perinatal del Royal Victoria Infirmary en Newcastle, comentó que “Aunque no podemos prevenir todas las muertes inesperadas, asegurándonos de que el niño dureme en su propia cuna en una habitación contigo, estarás disminuyendo indudablemente las posibilidades de que suceda esta tragedia“.

Los especialistas recuerdan que es especialmente peligroso para el bebé el dormir en la cama con los padres si uno de ellos fuma, incluso aunque no lo haga en la habitación, si han bebido alcohol, están muy cansados o han tomado medicación o drogas que les haga estar muy somnolientos. El riesgo es aún mayor si el bebé es prematuro, nacido antes de la semana 37 o si nació con un peso inferior a los 2 kilos y medio.

Para John Pollard, forense del Distrito Sur de Manchester “El número de bebés que continúan siendo encontrados muertos en camas, sofás o sillones es inaceptable. “

Si quieres practicar el colecho con seguridad ten en cuenta que: Los padres no deben fumar, beber ni tomar drogas o medicamentos. No debe haber almohadas en la cama. El colchón no puede ser blando, nada de viscoelástico, y la ropa de cama debe ser ligera. Y por último, los padres deben haber dormido un mínimo de cuatro horas la noche anterior.

Vía | British Medical Journal
Más información | iTelegraph (en inglés)
Más información | iTelegraph (en inglés)

También te puede interesar

Comentarios

6 comentarios
  • Pues yo todos los casos de muerte súbita que conozco dormían solitos en sus cunas en otra habitación… Según se desprende de esta investigación, TODOS los padres e hijos practican colecho, o fuman, o beben o se drogan… Porque no he visto que los demás padres figuren en las estadísticas de los resultados…

  • Belén

    Mónica, como sabes, por desgracia, no hay nada que sea 100 por ciento seguro para evitar la SML. Respecto a la estadistica del estudio habla de que el 50 por ciento de los casos fueron colechando y de ellos en un 31 por ciento los padres habían tomado alcohol, drogas o medicamentos. No todos lo habían hecho.
    Creo que lo realmente importante de todos estos estudios es que conozcamos los factores de riesgo de la SML, tanto si nos decidimos por el colecho como sino. Y con los datos en la mano que cada uno opte por lo que considere mejor para su criatura.
    Una vez más, gracias por tu aportación. Un saludo,

  • Cris

    Hola de nuevo. Estoy recorriendo tu interesantísimo blog y, por supuesto, he leido el artículo sobre el colecho.

    Escribo porque es un asunto que me interesa bastante y del que he leído mucho, ya que yo lo practico y, antes de hacerlo, quise asegurarme de que no había ningún riesgo, ya que existe un cierto prejuicio social hacia esta práctica, un prejuicio que también me afectaba a mí, claro.

    La verdad es que hay estudios para todos los gustos, pero, en general, ni siquiera los más “contrarios” al colecho detectan un incremento significativo de muertes súbitas al practicarlo siempre que se cumplan las medidas de seguridad elementales y de sentido común (y que mencionas cumplidamente en el post: no estar bajo la infuencia del alcohol ni de otras drogas, no fumar, no usar colchones blandos ni mucha ropa de cama, no padecer obesidad mórbida, no estar muerto de cansancio, que el niño duerma boca arriba y no excesivamente abrigado, etc.)

    Por ejemplo, en un completo y “famoso” estudio realizado en Inglaterra en 1999 y referido en muchos otros estudios posteriores, se encontró exactamente el mismo riesgo de muerte súbita al practicar colecho y al no hacerlo (siempre hablo del “colecho seguro”). Aquí tenéis el estudio completo:

    http://www.bmj.com/cgi/content/full/319/7223/1457

    Otros estudios posteriores muestran resultados similares, es decir, que el colecho sólo está presente en casos de muerte súbita cuando existen además otros factores de riesgo (drogas, colchones blandos, etc). Por ejemplo:

    http://pediatrics.aappublications.org/cgi/content/full/108/4/923?maxtoshow=&HITS=10&hits=10&RESULTFORMAT=&fulltext=bed+sharing+sudden+infant+death&searchid=1&FIRSTINDEX=0&sortspec=relevance&resourcetype=HWCIT

    Algunos estudios sugieren que, incluso, la práctica del colecho bajo condiciones seguras es un factor de reducción del riesgo de muerte súbita, aventurando la hipótesis de que los más frecuentes despertares de los niños cuando duermen junto a su madre y/o padre quizás tengan algo que ver con ello (es algo que los neurólogos, neuropsicólogos y otros especialistas en el sueño están investigando):

    http://pediatrics.aappublications.org/cgi/content/full/100/5/841?maxtoshow=&HITS=10&hits=10&RESULTFORMAT=&fulltext=bed+sharing+sudden+infant+death&searchid=1&FIRSTINDEX=0&sortspec=relevance&resourcetype=HWCIT

    Otro hecho a favor de estas tesis es que el número de muertes súbitas continúa bajando mientras que la práctica del colecho está cada vez más extendida, lo que parece indicar que la posible relación hallada en algunos estudios entre colecho y muerte súbida no es causal, es decir, la una no causa la otra, sino que son otros factores de riesgo los que incrementan el número de muertes. Y que, cuando desaparecen esos factores (por ejemplo, que los niños duerman boca arriba y no boca abajo), es cuando descienden los casos de muertes súbitas.

    De todas formas, esa posible relación sigue siendo motivo de controversia entre los especialistas y seguro que en el futuro se siguen encontrando nuevos factores de riesgo. Por ejemplo, en un estudio leí hace poco que dormir en el salón, aunque sea en una cuna, es mucho más arriesgado que dormir en cualquier otro lugar de la casa (!). También que la muerte súbita es más probable en parejas de hecho que en parejas casadas (!!), o más probable si el padre está en paro (!!!). Como véis, en ocasiones se hayan relaciones estadísticas entre dos hechos que no tienen por qué ser causales.

    En cualquier caso, pasados los dos o tres primeros meses de vida, no parece haber ningún estudio que relacione, si quiera de forma débil, la práctica del colecho (seguro) con el síndrome de muerte súbita. Y con niños más jóvenes el riesgo no está claro. En cambio, que el bebé duerma solo en otra habitación entraña sin lugar a dudas más riesgo, como mínimo, hasta los seis meses (como también señalas en el post).

    Un saludo.

  • SUsie

    ¿Una cuarta parte de los bebés llevaba pañales? Y el resto?

  • SUsie, obviamente es un error. Estoy buscando el estudio, cuando lo tenga lo modifico. Pero estoy casi segura que se refiere a que el niño estaba bajo una manta o similar. Gracias por avisar. Un saludo

  • Susie, efectivamente el estudio dice que un cuarto de los bebés estaba envuelto. Lo modifico en el texto. Gracias de nuevo.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 21 octubre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *