28 abril 2009 Entretenimiento, Ocio, Padres y madres

piruletas

Ya hemos comentado en otras ocasiones lo divertido que puede resultar entrar a la cocina con nuestros pequeños. A ellos les gusta imitarnos y esta puede ser una buena forma, además, de fomentarles el gusto por el arte culinario. Pero si además les ofrecemos cosas que son de su gusto, entonces ya tenemos la diversión y la atención asegurada.

Creo que no es necesario advertiros aquello de llevar cuidado con el fuego y con los objetos cortantes. Además esta receta es una ‘chuche’ de la que, como todas, no conviene abusar. No debemos perder de vista nunca la salud de nuestros pequeños.

Ingredientes: 4 cucharadas de azúcar, 2 cucharaditas de agua, 1 cucharadita de aceite, varios palitos de madera o plástico, uno o varios moldes pequeños metálicos con diferentes formas y papel sulfurizado.

Untamos el papel, ligeramente, con el aceite. Si no tuvieras papel puedes hacerlo, de igual modo, sobre el mármol de cocina limpio. Colocamos, encima del papel o mármol, los moldes pequeños.

En una sartén con fuego muy bajo, ponemos el agua y el azúcar, removiendo continuamente con una cuchara de madera. Cuando el azúcar se haya caramelizado, tomando un color clarito, sacar del fuego. No dejar que se oscurezca pues si se quema, amarga. Dejar enfriar menos de un minuto y verter, con la ayuda de la cuchara, lentamente, en los moldes. Inmediatamente, antes que se haga sólido, poner los palitos. Al cabo de 2 o 3 minutos el caramelo ya estará frío por lo que lo despegaremos del papel ayudándonos con la punta de un cuchillo.

Todos los ingredientes se encuentran fácilmente. También, si quieres, puedes utilizar colorantes alimenticios que se encuentran en cualquier supermercado, al igual que el resto de los materiales necesarios para su elaboración. A los niños les suele gustar bastante hacerlas de distinto color.

Vía | Ser Padres

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *