27 mayo 2010 Consejos, Seguridad

Las clases de natación pueden evitar el ahogamiento en bebés que aprenden a caminar
Una pediatra comentaba hoy en el informativo que todos los niños deberían aprender a nadar. La Academia Estadounidense de Pediatría coincide y ha modificado sus recomendaciones, hasta ahora no lo aconsejaban para menores de 3 años. Sin embargo, ahora se recomienda porque puede evitar muertes por ahogamiento. El riesgo más elevado se da entre los bebés que están aprendiendo a caminar y los adolescentes.

En Estados Unidos murieron unos 1.100 niños por ahogamiento en 2006. Aunque sepa nadar no se le puede dejar sólo y la atención debe ser constante. Los expertos recomiendan que los padres supervisen de cerca a los niños en el agua, que sepan hacer RCP (Reanimación Cardiopulmonar) y que la zona de agua se proteja con una valla. Esto último reduce a la mitad el riesgo de ahogamiento.

Advierten que las piscinas hinchables son muy peligrosas porque tienen los bordes suaves y es fácil que el niño se apoye y caiga de cabeza. Estas piscinas son responsables de 47 muertes en Estados Unidos entre 2004 y 2006. Según los expertos, el mayor problema no es que falte supervisión, porque los padres suelen estar pendientes, pero esa vigilancia se interrumpe y es cuando suceden los accidentes.

Si el niño ha dado alguna clase de natación, al menos tendrá una oportunidad, porque puede que sea capaz de flotar o aguantar un poquito mientras el cuidador se percata de lo ocurrido.

Vía | Medline Plus
Foto | Flickr-Kirstenpdx

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 mayo 2010
  2. Los primeros pasos de nuestro bebé 5 mayo 2017

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *