9 octubre 2017 Embarazo, Salud

cirugia plastica

Un embarazo da un vuelco total a nuestra vida, no sólo en lo que la crianza conlleva, sino también en nuestra forma de ver y entender el mundo y, ¿cómo no? en nuestra forma física. La mayoría de mujeres no suelen tener demasiados problemas a la hora de entender que, tras la gestación, algunos cambios físicos van a aparecer en su cuerpo, son “gajes de la maternidad”. Sin embargo, otras madres no lo llevan demasiado bien.

La recuperación de nuestro cuerpo tiene que hacerse de forma pausada y natural. Una buena alimentación y algo de ejercicio, hará que esos kilitos de más que se quedan tras el parto, pronto desaparezcan. Sin embargo hay otros casos en los que las señales del embarazo son demasiado evidentes, siendo el abdomen, el pecho y las piernas las zonas más perjudicadas. Es entonces cuando muchas madres piensan en la cirugía estética como solución.

Una buena dieta y ejercicio físico para recuperar la figura

Lo primordial, durante los primeros meses, más allá de nuestro aspecto físico, es que nos encontremos bien, le hayamos cogido el ritmo a nuestro bebé y nos sintamos totalmente plenas y realizadas con esta nueva, e importantísima, labor que nos ha ofrecido la vida.

La transformación que haya sufrido nuestro cuerpo depende de muchos factores como: el peso que hayamos cogido en esos nueve meses, los cuidados que hayamos llevado y la propia genética que arrastremos. Por eso es imposible hablar de una norma generalizada para todos. Sin embargo es necesario que la alimentación esté equilibrada y, aunque sea sin grandes excesos, incorporemos el ejercicio físico a nuestro día a día.

ejercicio tras el parto

Esperar un año, al menos, tras el parto

A pesar de ello, son muchas las mujeres, especialmente tras varios partos, a las que se le quedan ciertas secuelas que necesitan solucionar. Si realmente te preocupa y te lo puedes permitir, la cirugía estética ofrece varias soluciones específicas para esas zonas que se ven más resentidas en el embarazo.

Según los expertos en cirugía plástica, es necesario esperar, al menos, un año tras el último parto para lanzarse a alguna de estas operaciones. Esperar, sobre todo, a que el cuerpo se asiente definitivamente, pierda los kilos sobrantes ya que de este modo será mucho más efectiva la intervención.

cirugia estetica tras el embarazo

Abdomen, pecho y piernas, las zonas más afectadas

Las zonas más afectadas en el embarazo son el abdomen y el pecho. En el primer caso los músculos se dilatan, pierden consistencia y, por lo tanto, esta zona aparece mucho más abultada de lo normal. En cuanto a los pechos, el mal más frecuente es la caída y la flacidez, y es debido a la pérdida de volumen que se produce en ellos durante la gestación. Sin embargo, y en contra de muchas opiniones, nada tiene que ver con la lactancia.

Las intervenciones más habituales son:

  • Abdominoplastia. Se trata de una reducción del abdomen al eliminar el exceso de grasa y líquidos que se han quedado almacenados entre esos músculos dilatados, recuperando la tonicidad anterior al embarazo.
  • Mastopexia. Esta cirugía eleva y mejora la forma del pecho que ha quedado caído y como vacío. Se realiza siempre que no se deseé tener más hijos ya que, en ese caso, volvería a suceder lo mismo.
  • Liposucción. También las piernas y caderas suelen recibir los efectos del embarazo, haciendo que se acumulen más grasas y líquidos en estas zonas. Con esta técnica se aspiran estos lípidos esculpiendo de nuevo la figura.

Vía | Consumer
Fotos | Revista Moi, Noticias sin y Nisa informa

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *