15 octubre 2010 Consejos, Salud

Cebolla contra la tos de tu bebé
Con la llegada de las bajas temperaturas y el inicio del curso escolar, incluidas las guarderías, los mocos y la tos se instalan en las casas en las que hay niños y es muy difícil contrarrestarlos. Sin embargo, a veces nos olvidamos de los remedios más fáciles y sencillos que, aunque suenen a cuento de la abuela, funcionan, pregúntale a tu pediatra.

En este sentido, uno de los grandes remedios para contrarrestar la tos de los niños es la cebolla. Y por aclarar términos, no es una leyenda urbana, sino que hay una base científica. Sus enormes efectos balsámicos son capaces de suavizar las vías respiratorias altas simplemente con su aroma. Pero tiene muchas más propiedades que ahora os explicamos.

La cebolla es originaria de Asia Central, y ya en la Edad Media se utilizaba tanto en la cocina como en la farmacia. Entre las propiedades de la cebolla podemos destacar que tiene vitaminas A, B1, C y E por lo que es un excelente antioxidante. También tiene minerales como el calcio, magnesio, yodo, hierro, fósforo, silicio y zinc, entre otros.

El consumo de cebolla es bueno para tonificar, además de ser diurética y deportiva. También es un reconstituyente y es buena para tasajear el cutis. En cuanto a la tos y los resfriados la cebolla es una buena terapia tanto ingerida como no. El jugo de cebolla con un par de cucharadas de miel es un buen remedio para los constipados. Sin embargo, los bebés y los niños son demasiado pequeños para que la tomen, NO deben comerlas.

Para ellos basta con cortar una cebolla en trocitos y dejarla al pie de su cuna. Y es que la cebolla contiene sulfuro de alilo, que le da su olor característico y nos hace llorar, y otras esencial volátiles que se liberan al cortarla y tienen un potente efecto balsámico que relaja las vías respiratorias reduciendo la tos.

Hay culturas que tienen las cebollas todo el día pegadas a los más pequeños. Y no se trata de hacerles un collar con cebolletas, sino de tenerlas siempre cerca de la cuna o camita en la que duermen los niños. Hay quien cuelga un par de cebollas sin más y hay quien prefiere cortarlas en trozos, el caso es que funciona.

Prueba a preguntarle a tu pediatra, la mía me lo ha confirmado. Y aunque así no fuera, me paso el invierno con el cuenco con la cebolla cortada en la cabecera de la cama de mis hijos porque a ellos es lo único que les calma la tos. Además es más efectivo y barato que un jarabe… y he probado muchos.

Foto | Full Mercado

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 15 octubre 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *