5 junio 2012 Consejos

niño tomando sol

Los bebés cuentan con características cutáneas especiales, esto significa que para su cuidado se deben emplear productos especiales para la exposición al sol, como te mencionamos en un artículo anterior los bebés menores de seis meses no deben usar protectores solares ni exponerse al sol.

Cristina Batres, de la empresa Farline asegura que: “lo mejor es no exponer a los lactantes directamente al sol“, además de los daños causados por los rayos puede sufrir un golpe de calor, recordando que “el uso del fotoprotector nunca es para prolongar el tiempo de exposición al sol, sino para complementar otros métodos de protección“.

Lamentablemente existen evidencias de que la exposición al sol cuando son bebés puede causar melanomas hasta cinco décadas más tarde. Esto es porque se inicia un proceso mutagénico que termina convirtiéndose en un tumor en la piel.

Cuando los bebés ya son más grandes pueden ir al sol pero solo unos pocos minutos en las horas de poca intensidad, siempre protegidos con ropas apropiadas y con filtros físicos y químicos. Las cremas deben incluir protección a los rayos UVB y UVA, debiendo ser aplicados de manera periódica (con un mínimo de dos horas), sin importar si son o no resistentes al agua.

Aplícale el protector antes de salir de paseo y repita la aplicación cada dos horas. Utiliza siempre productos para bebés, recuerda que su piel es más frágil y diferente. Los mejores son en base al óxido de zinc y dióxido de titanio.

Vía | El Mundo
Foto | Flickr

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 5 junio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *