5 marzo 2017 Parto

El canto ayuda a llegar al parto relajada, sin dolor

Frédérick Leboyer, ginecólogo francés, es uno de los primeros que han descubiertos los beneficios del canto carnático en los partos. Muchas mujeres eligen cantar durante el trabajo de parto, sin importar si se trata de partos domiciliarios o partos hospitalarios.

Se ha demostrado que el canto en el parto puede tener muchos beneficios tanto para la salud del bebé como la salud de las madres.

Tengamos en cuenta que el canto carnático es una forma de canto tradicional del sur de la India que, con el paso de los años se empezó a ver en Europa y en otras partes del mundo al llegar a la década del 60. En uno de los viajes a la India Leboyer comenzó a ver que las mujeres embarazadas se juntaban para meditar, una práctica muy común en esa cultura.

En este proceso de meditación se incorporaba el canto coral repetitivo y coral. Esto lo llevó a investigar acerca del canto y los beneficios que le aportaba a las mujeres en el embarazo, en el parto y en el bebé recién nacido.

El canto carnático se empieza a realizar desde los primeros meses de gestación, articulando vocalizaciones muy poderosas. Se van repitiendo los sonidos de manera repetida y tomando conciencia de la respiración abdominal, al mismo tiempo que se toma conciencia de la tensión muscular en la zona del vientre, un sitio en donde están las emociones infantiles más profundas.

El canto carnático se empieza a realizar desde los primeros meses de gestación, articulando vocalizaciones muy poderosas.

Este tipo de canto también se encarga de estimular la zona de la garganta, así nos podremos dar cuenta de la calidad de la relajación y de la abertura de la misma. Se sabe que el canal vaginal y la garganta se ‘vinculan’, si la garganta está relajada también lo estará el cuello del útero y el periné, si la garganta está contraída lo mismo pasará con la zona vaginal.

Beneficios del canto

Desde la antigüedad se ha conocido el poder curativo del canto. En muchas partes del mundo se ha usado el canto para establecer una conexión con lo divino, por ejemplo, a través de los cantos gregorianos, los mantras, etc. La vibración de la voz tiene grandes poderes en la persona. Particularmente el canto carnático nos introduce en el proceso de la meditación, generando que una parte del cerebro pueda descansar, mientras que las ondas cerebrales pasen del estado de vigilia a un estado meditativo profundo.

En el parto la mujer podrá expresar a través de la voz el dolor y las molestias que sienten. El canto permite alcanzar un gran nivel de concentración ayudando también en el trabajo del personal que la acompañará hasta que nazca el bebé.

En el sentido físico el canto permitirá mejorar las postura y conseguir una buena respiración, favoreciendo ca conciencia corporal, además de ser de gran ayuda en los dolores físicos. En lo que se refiere al nivel emocional y psicológico es una alternativa simple para poder expresar los que se siente, las emociones y los cambios constantes que se van pasando en el embarazo.

El canto carnático ayuda a establecerr un buen vinculo temprano entre el bebé y su mamá, tanto en la gestación como en el posparto. Durante el parto la voz ayudará a que la mamá se pueda relajar y centrar en el momento que está viviendo.

Vía | Crianza Natural
Foto | Pixabay – Unsplash

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *