1 octubre 2017 Ocio, Padres y madres

Robert Plant e hijo

Cuando un artista recibe la noticia de que va a traer un hijo al mundo, es casi imposible que no se sienta invadido de una hermosa inspiración con la que tejer una de sus creaciones. Es así como los grandes músicos, invadidos por este sentimiento, nos han traído hermosas canciones de alegría y amor infinito. Sin embargo, también la pérdida de ellos crea una fuerza inspiradora imposible de medir.

Este es el caso de Robert Plant, cantante del grupo británico de rock, muy conocido en los años 70, Led Zeppelin. Plant tuvo que pasar por la trágica circunstancia de perder a su primer hijo, Karac Pendragon cuando contaba 5 años, víctima de una infección estomacal. De aquella terrible experiencia nació esta canción.

TODO MI AMOR

¿Debo renunciar al amor, mi fuego en la luz
Para atrapar una pluma al viento?
En el brillo que teje una capa de deleite
se mueve un hilo que no tiene fin.
Durante muchas horas y días que siempre pasan pronto
las corrientes han hecho que la llama se debilite,
por fin el brazo está recto, la mano en el telar.
¿Es el fin o el principio?

Todo mi amor, todo mi amor.
¡Oh, todo mi amor para ti ahora!
Todo mi amor, todo mi amor.
Todo mi amor para ti ahora.

La copa está levantada, he aquí un nuevo brindis.
Y sobre el estrépito se alza una voz clara,
orgullosa Arianne, una palabra que mi voluntad mantendrá
la tela que una vez más debo hilar.

Todo mi amor, todo mi amor.
¡Oh, todo mi amor para ti ahora!
Todo mi amor, todo mi amor.
Todo mi amor para ti, criatura.

Tuyo es el paño, mía es la mano que cose el tiempo,
suya es la fuerza que contiene,
nuestro es el fuego, todo el calor que podamos encontrar.
Él es una pluma al viento.

Todo mi amor, todo mi amor.
¡Oh, todo mi amor para ti ahora!
Todo mi amor, todo mi amor.
Todo mi amor para ti ahora.

Letra | Canal versión rock

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *