2 abril 2017 Ocio, Padres y madres

Will Smith e hijo

Dentro del gran universo de las canciones creadas por y para los hijos, hoy nos topamos con una hermosa composición cantada por Will Smith y dedicada a su primer hijos, Trey, fruto de su primer matrimonio con Sheree Zampino. Aunque sus dos hijos menores, Willow y Jaden, son los más conocidos ya que han seguido la carrera de su padre, el mayor fue el que recibió este hermoso regalo de su progenitor.

Una letra que, como buen rapero, es densa y llena de buenas vibraciones.

SOLAMENTE DOS DE NOSOTROS

Desde la primera vez que el doctor te puso en mis brazos
supe que moriría antes de dejar que alguien te lastimase.
Aunque la pregunta se cruzó por mi mente: ¿podría ser lo suficiente hombre?
Ante lo equivocado, escojo lo adecuado y me pongo en pie.
Desde el hospital, aquella primera noche,
tomé una hora solo para poner bien el carrito.
Gente conduciendo rápido, me llegué a enfadar.
Traerte seguro a casa, ponerte en tu cuna.
Aquella noche, no creo pegar ojo.
Tan pronto como salí de mi cama, sigiloso hasta tu cuna me acerqué
toqué suavemente tu cabeza, sentí mi corazón derretirse,
porque sé que te he amado más que a la vida a sí misma.
Entonces me arrodillé, y le supliqué al Señor, por favor,
permíteme ser un buen papá, todo lo que necesite:
Amor, conocimiento, disciplina también.
Dedico mi vida a tí.

Sólo nosotros dos, podemos si lo intentamos
Sólo nosotros dos (solo nosotros dos)
Solo nosotros dos, haciendo castillos en el cielo.
Sólo nosotros dos, tú y yo.

Con cinco años, trayendo comedia.
Cada vez que te veo, pienso en un hombre, un yo pequeño
exacto a mí.
Espera y fíjate, llegarás alto,
Me haces reír porque tienes las orejas de tu padre por completo.
A veces pregunto, ¿qué vas a ser?
¿general, médico, tal vez rapero?
Quiero besarte todo el tiempo,
pero examinaré esa cabeza cuando te dispongas a separarte.
La verdad es que…
Uh, uh, uh. ¿porqué lo haces?
Intento ser un padre duro, pero me estás haciendo reír.
Loco de alegría, cuando veo los ojos de mi pequeño chico.
Me entrego a tí, siempre hago
todo lo que pueda.
Verte como te haces un hombre
Digno, integrado, honrado.
Y no importa si te pierdes, siempre que lo lleves contigo.
Y puedes llorar, no te averguences de ello.

No fué bien conmigo y tu mamá,
Pero atento, pónlo en consideración,
fuiste concebido con amor,
También si el mundo ataca, y tropiezas en el camino.
Recuerda un hecho, volví a tí.

Todo el tiempo trabajo para ser un buen padre.
Tienes más cosas que las que yo tuve.
Tengo estudios justos para mantenerme con el cabio del tiempo.
101 dálmatas en tu cd-rom.
Mírame, estoy
intentando fingir, lo sé,
en mi pc donde va el cd
pero escucha, no es nada prometido, algún día me habré ido.
Siente la lucha, pero confía en que la vida es injusta.
Pero por si acaso,
este es mi sitio
para transmitir.
Un día unas chicas quieren romperte el corazón.
Y, ohh, no es un sufrimiento como el sexo contrario
va a dañarte, pero no la tomes para la próxima, hijo.

Durante la vida, la gente te hará enfadar,
no te respetarán y te tratarán mal.
Permite a Dios que se encargue de las cosas que ellos hacen,
porque el odio en tu corazón te consumirá a ti también.
Dí siempre la verdad, reza tus oraciones.
Mantén las puertas abiertas, retira las sillas, es fácil en palabras.
Estás viviendo una prueba de que sueños harás realidad.
Te quiero y estoy aquí para tí.

Letra | Quaver
Foto | Los 40

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *