22 octubre 2009 Entretenimiento, Juegos y juguetes

nenas bailando

Esta canción me trae muchos recuerdos, la cantaba cuando yo era chica e iba al jardín de infantes y la cantaron mis hijos también en esa etapa de su vida. Es una de esas maravillosas canciones de María Elena Walsh que ningún niño debe haber dejado de escuchar y entonar. La comparto, hoy, con ustedes.

¿Saben, saben los que hizo
el famoso Mono Liso?

A la orilla de una zanja
cazó viva una naranja:
¡Que coraje, qué valor!
Aunque se olvidó el cuchillo
en el dulce de membrillo
la cazó con tenedor.

A la hora de la cena
la naranja le dio pena.
Fue tan bueno Mono Liso
que de postre no la quiso.

el valiente cazador
ordenó a su comitiva
que se la guardaran viva
en el refrigerador.

Mono Liso en la cocina,
con una paciencia china,

la domaba día a día:
la naranja no aprendía.
Mono Liso, con rigor,
al fin empujó un poquito,
y dio su primer pasito
la naranja, sin error.

La naranja, Mono Liso
la mostraba por el piso.
Otras veces, de visita
la llevaba en su jaulita.
Pero un día entró un ladrón.
Se imaginan lo que hizo.
El valiente Mono Liso
dijo: -¡Que, qué papelón!

A la corte del rey Bobo
fue a quejarse por el robo.
Mentiroso el rey promete
que la tiene el Gran Bonete.
Porque sí, con frenesí,
de repente dice Mono:

-¡Allí está, detrás del trono
la naranja que perdí!

Mas la reina dice: -Ojo,
que yo tengo mucho antojo
de comer una ensalada
de naranja amaestrada.
Mono Liso contestó:
-Comerá cuando usted quiera
tres sandias y una pera,
pero mi naranja no.

Y la Reina sin permiso
del valiente Mono Liso
escondió en una sopera
la naranja paseandera.
Mono Liso la salvó,
pero a fuerza de tapioca
la naranja estaba loca
y este cuento se acabó.

Fuente | El reino del revés – María Elena Walsh

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *