5 noviembre 2009 Entretenimiento, Juegos y juguetes

musica

Una tradicional canción creada por la increíble María Elena Walsh.

Ni dormido ni despierto
como todas las mañanas,
don Enrique del Meñique
tiene ganas, muchas ganas
de tomar su desayuno
con catorce Mediaslanas.

Don Enrique tiene casa
con muchísimos jardines

y por entre sus rosales
se pasea con patines,
pero ¡ay! Esa mañana
se enganchó los Pantalines.

Se imaginan qué porrazo,
se imaginan qué caída.
Allí cera lo esperaba
una mesa bien servida:
don Enrique, de nariz
se cayó en la Mermelida.

Don Enrique pataleaba:
‘¡Los bomberos, accidentes!’
Nadie, nadie lo escuchaba,
pero en el balcón de enfrente
atraído por los gritos
asomóse un Elefente.

Estiró bien la trompita
tras las rejas de su lucha,
pero el pobre era tan miope
que después de mucha lucha,
en lugar de don Enrique
levantó una Cucarucha.

Pero al fin llegó el bombero
todo envuelto en una cinta.
Lo que había en su manguera
no era agua, sino tinta
y empuñaba, en vez de hacha,
un dorado Sacapinta.

Don Enrique dio las gracias
al bombero papanata,

que después de rescatarlo
de aventura tan ingrata,
pedaleando para atrás
se alejó en su Biciclata.

Don Enrique dijo: -‘Al in
podré darme mi banquete!’
pero vio con gran sorpresa
a un morrongo meterete
sumergido de cabeza
en su bol de Chocolete.

El morrongo comilón
se marchó tal como vino
y un perrito pekinés
empezó a ladrar en chino
porque el pobre don Enrique
se quedó sin Desayino
.

Fuente | El mundo del revés – María Elena Walsh

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Canción: “Manuelita la tortuga” 10 noviembre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *