6 septiembre 2013 Noticias

Representacion del ADN

Ciertos cambios en el ADN de feto durante la gestación persisten durante la niñez. Como consecuencia de las alteraciones provocadas por la exposición ambiental o el nivel masa corporal de la madre puede generar una interferencia en la expresión de los genes y en la salud de los bebés.

Los bebés antes de su nacimiento acumulan cambios en el ADN por medio de un proceso que se denomina mutilación del ADN que puede interferir con la expresión de los genes, hasta la actualidad no se sabía el tiempo en que persistían los cambios en la etapa prenatal.

Ahora, gracias a un trabajo realizado en Nueva York, se sabe que los signos persisten durante la primera infancia. El trabajo ha sido realizado en el Centro de Salud Ambiental Infantil en la Escuela Mailman de Salud Pública de la Universidad de Columbia.

Julie Herbstman, autora principal del trabajo y profesora asistente de Ciencias de la Salud Ambiental señala que: “El dogma actual es que las marcas de metilación del ADN se establecen durante el desarrollo temprano y son principalmente persistente después. Sin embargo, no hay datos en humanos para apoyar o refutar esta hipótesis. Nos pusimos en marcha para llenar este vacío de información.

Actualmente existe una alta preocupación de que las alteraciones provocadas por la exposición ambiental durante el desarrollo podrían generar efectos durante toda la vida. Se pueden encontrar evidencias de que las exposiciones ambientales al arsénico, el plomo y la contaminación del aire pueden generar modificaciones en la expresión de genes que no vienen de mutaciones en el ADN.

Normalmente los bajos niveles de mutilación del ADN se vinculan con la inestabilidad genómica que puede terminar en daños en el ADN.

Ahora se deberán realizar más investigaciones para entender como un alto IMC antes de la gestación puede relacionarse con la salud de un niño. “La comprensión de si y cómo las características maternas y los factores ambientales durante el desarrollo inicial impactan en la salud del niño a largo plazo es un primer paso crítico en la identificación de objetivos para la prevención de enfermedades”.

Vía | ABC
Foto | Flickr – Estit Xu Carton

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 7 septiembre 2013
  2. El ADN bacteriano se hereda 21 febrero 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *