16 agosto 2010 Lactancia, Recién Nacido, Salud

Callo de succión del recién nacido
Los recién nacidos tienen reacciones musculares involuntarias a ciertas estimulaciones. Son los reflejos primitivos que sirven para garantizar su supervivencia. Uno de ellos es el de succión, cuando nota un objeto en el paladar, el pequeño succiona con fuerza. Esta respuesta ya la tiene dentro del útero y hay bebés que incluso se chupan el dedo u otras partes de su cuerpo cuando están en la tripa de mamá.

Algunos recién nacidos presentan al nacer una única y pequeña ampolla en una de sus muñecas u otro punto de sus extremidades. Sale por efecto de la succión repetida dentro del útero en ese lugar concreto. Después de nacer el bebé suele seguir chupando en el mismo sitio. Si lo hacía enérgicamente, el aspecto será el de una ampolla llena de líquido sobre la piel normal, si lo hacía habitualmente con menos fuerza, puede tener aspecto calloso. En cualquier caso no es nada importante y desaparecerá con el tiempo, cuando el niño deje de llevarse esa zona a la boca.

Después de nacer, los lactantes muy vigorosos pueden tener en los labios callos por succión, conocido también como pico del lactante, ampolla de succión o almohadilla. Es una pequeña protuberancia blandita en el centro del labio superior por el roce con el pecho o la tetina del biberón. Para el bebé no es molesta ni indica que se agarre mal. Desaparece por si misma entre los tres y los seis meses y no precisa ningún tipo de tratamiento, ni debe intentar rascarse o quitarse.

Vía | Sepeap
Foto | Flickr-Braduddeen

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 16 agosto 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *