16 noviembre 2017 Embarazo, Salud

cálculos renales y embarazo

Una investigación reciente realizada por la Sociedad Americiana de Neofrología, ha puesto de manifiesto los graves riesgos que pueden sufrir las mujeres que sufren litiasis renal, más conocida como la producción de cálculos en los riñones, incluso antes de quedar embarazadas.

Al parecer este trastorno de salud puede acarrear complicaciones metabólicas, así como aumenta el riesgo de sufrir hipertensión, diabetes gestacional y, como consecuencia de todo ello, más probabilidades de que el parto llegue antes de tiempo.

Más riesgo de hipertensión, diabetes y parto prematuro

Sufrir litiasis renal antes del embarazo, coloca a la mujer en una línea frágil para su salud a lo largo de la gestación. Si para cualquier mujer el tema de la diabetes o la hipertensión es preocupante cuando está esperando un bebé, resulta mucho más relevante en las que han padecido, de forma casi habitual, cálculos en los riñones.

Esta investigación, realizada en Estados Unidos, ha venido a constatar los datos que ya se tenían en estudios anteriores, en los que señalaban este problema como el causante de un importante aumento en estas complicaciones, ya que ejercía una influencia directa en el metabolismo femenino.

hipertension en el embarazo

La obesidad aumenta más el riesgo

Para llevar a cabo este estudio, se tomaron como muestra a 1.500 mujeres que habían dado a luz en el Hospital de Massachusetts, entre los años 2006 y 2016. De todas ellas, a 174 les habían detectado cálculos renales, mientras que el resto no sufrían ningún tipo de patología. Los datos a lo largo del embarazo fueron registrados y comparados.

Los resultados fueron totalmente clarificadores ya que se pudo comprobar que aquellas mujeres que habían sufrido de litiasis renal, presentaban una mayor tendencia a sufrir hipertensión y diabetes gestacional. Ajustando otros factores de riesgo, también se comprobó que era más frecuente, para estas mujeres, tener un parto prematuro.

Estas complicaciones todavía se agravaban más si la mujer sufría sobrepeso u obesidad al inicio del embarazo, sobre todo en los niveles de tensión que se llegaban a disparar. Sin embargo, y como compensación, no se observó que los bebés sufrieran ningún tipo de problema en su desarrollo por estas causas.

Vía | Webconsultas
Fotos | Doctissimo y La prensa

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *