22 septiembre 2016 Noticias, Nutrición, Salud

cacahuetes y alergias

Cada día son más los informes que nos llegan de las organizaciones sanitarias, para contarnos que las alergias alimentarias van en aumento. La población infantil, especialmente, es la que más afectada se encuentra. Problemas con el huevo, los frutos secos, el trigo o los lácteos, son cada vez más habituales. Estos mismos profesionales no logran ponerse de acuerdo en las causas que provocan este importante crecimiento en las alergias, aunque la mayoría lo achacan al medio ambiente y la polución, también se ha tenido en cuenta el tiempo en el que estos alimentos se introducen en la dieta del bebé.

Para algunos es vital esperar cierto tiempo, cuanto más mejor, para que los bebés vayan preparando su organismo a nuevos nutrientes, además de los de la madre. En cambio, para otros, cuanto antes se introduzcan estos alimentos, mucho mejor, para evitar que desarrollen alergias. Sobre esta última teoría es el experimento que se ha realizado en Londres en el que han participado más de 200 mil niños.

Los huevos y los cacahuetes, cuanto antes mejor

En este estudio, que se realizó en el Imperial College de Londres, se utilizaron una amplia gama de alimentos que suelen ser los que más problemas causan a los niños en su alimentación, los conocidos como alimentos alergénicos. Entre los que mayores problemas causan, durante estos primeros meses de vida de los bebés, se encuentra el huevo y los frutos secos, sobre todo el cacahuete.

Sin embargo, después de cotejar los estudios realizados a los bebés, con sus distintas pautas a la hora de introducir los alimentos, se comprobó que ofrecer huevo al niño entre los cuatro y seis meses; o el cacahuete, entre los cuatro y once meses, reducía notablemente el rechazo a estos alimentos en particular.

Según las cifras que manejan estos científicos, tomar huevo a partir de los cuatro meses reduce la alergia en un 40 por ciento. Mucho más contundente resulta el de los cacahuetes que llega hasta el 70 por ciento.

Huevos

No todos los alimentos alergénicos obtienen estos resultados

Los científicos también valoraron otros alimentos que suelen ser especialmente causa de intolerancia durante la infancia. El pescado, el marisco, el trigo, la leche y otros frutos secos, que también suelen causar problemas en el menú infantil, no arrojaron los mismos resultados, por lo que introducirlos en su dieta, de forma más temprana, no causaban ningún beneficio.

A pesar de que los casos de niños alérgicos han aumentado de forma alarmante en los últimos años, sólo en Reino Unido se estima que 1 de cada 20 niños presenta alguna alergia alimentaria, todavía es necesario hacer muchos más estudios para comprobar si, tal y como pasa con el huevo o el cacahuete, sería necesario introducirlo mucho antes de lo estimado.

Vía | Infosalus
Fotos | Dietas deportivas y Stevia

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *