1 diciembre 2017 Salud

hidratar la piel del bebé

Esta semana se ha celebrado el Día de la Dermatitis Atópica, una afección en la piel que sufren un gran número de bebés y que puede volverse crónica si no utilizamos los métodos adecuados. Incluso antes de que aparezca se puede prevenir si mantenemos la piel del bebé bien hidratada, pudiendo crear una capa externa mucho más sólida que lo proteja de las invasiones exteriores que la provocan.

Según los datos que se manejan, el 15 por ciento de la población infantil en España sufre dermatitis atópica severa, algunos de ellos con pronóstico grave. Es por ello que sería conveniente, con el fin de frenar su aparición o restar las consecuencias de su impacto, que los bebés que genéticamente estén predispuestos a ella, sean tratados cuanto antes, especialmente a través de la hidratación.

Mantener la piel hidratada desde el primer día

La dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que, aunque pasa por distintos procesos y depende de su intensidad en cada paciente, se caracteriza por presentar una dermis reseca, escamada y con granitos, resultando ser especialmente molesta a causa del picor que produce. Generalmente va evolucionando a más y, aunque hay etapas en las que parece que ha desaparecido, nuevos brotes van apareciendo a lo largo del desarrollo infantil.

La aparición de la dermatitis atópica depende de muchos factores aunque el más claro es el genético. Si los padres lo han padecido o algún hermano mayor, es posible que el bebé recién nacido esté más predispuesto a ello, por lo que sería interesante que lleváramos especialmente cuidado, intentando paliar su impacto a través de la hidratación.

Según la experta:

“Si cuidamos la piel del recién nacido desde el primer día, la mantenemos limpia e hidratada, y seguimos hábitos que impidan su sequedad, conseguiremos frenar el avance de la patología en bebés con riesgo de atopía.”

Cremas hidratantes ricas en ceramidas

Los niños que padecen esta patalogía se caracterizan por tener la piel muy seca y, también, muy permeable, por lo que el impacto de la contaminación o a los alérgenos del medio ambiente, es mucho mayor, haciendo que penetren en su piel, con suma facilidad, y provoquen este problema. No hay que olvidar, que una piel seca o dañada por el eczema, tiene un 30 por ciento menos de ceramidas, lo que hace que la barrera cutánea sea más frágil, dando paso a inflamaciones e infecciones con suma facilidad.

Dermatitis Atópica

Según los expertos, es importantísimo que utilicemos cremas hidratantes en el bebé que sean ricas en ceramidas, así como observar con cuidado los productos de aseo que se utilizan para sus baños, que no contengan sustancias agresivas para su piel. También resultan útiles el uso de algún emoliente para calmar el picor y rebajar su impacto.

Vía | El economista
Fotos | My natural baby box y Deccan chronicle

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *