24 octubre 2009 Compras, Juegos y juguetes, Nutrición

un bol para comer con efectos especiales

¡Qué difícil resulta, a veces, que coman nuestros niños! Les haces el avioncito, les prometes postres de chucherías infinitas, les muestras libros y hasta dejas que se embadurnen como croquetas rebozadas de puré. Pues bien, para algunos, ni con todos los espectáculos del mundo conseguimos que se lleven un mínimo bocado al estómago.

Por eso nos imaginamos que la industria, unida a la técnica y a la imaginación y necesidad infantil, va intentando superarse cada día. Si hace unas semanas ya os mostramos un bol que era antivuelcos y del que nada podía derramarse, ahora os presentamos este bol-juguete que, seguro, va a ser admirado y querido por los bebés desde el primer instante.

Además de su atractivo diseño con colores llamativos y que lo acompaña una graciosa cuchara, la novedad de este recipiente es que cada vez que introduzcamos la cuchara para coger alimento el coche encenderá y apagará las luces mientras se escucha un agradable sonido. La idea es bien sencilla: hacer que el niño se coma la cucharada para que, rápidamente, le apetezca volver a introducirla para que el coche vuelva a ponerse en marcha.

Pero es aquí donde se abre una interrogante: ¿no les apetecerá más jugar con el bol que utilizarlo como recipiente ‘formal’ para la comida?… Evidentemente, una vez que la cuchara sale del plato ya nadie te garantiza que vaya a parar a la boca del niño que, seguramente, estará más pendiente del juguete que de su alimentación. De todos modos siempre dependerá del niño, de nuestra paciencia y de mil factores más que se producen durante la hora de la comida.

De momento sólo se puede comprar online a través de una distribuidora estadounidense y su precio es de unos veinte euros.

Vía | Pequelia
Más Información | What on Earth

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 24 octubre 2009

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *