26 marzo 2012 Noticias

La falta de sueño puede promover terrores nocturnos

En varias ocasiones ya hemos hablado sobre los beneficios que puede aportar a los bebés hacer la siesta. En esta ocasión, voy a centrarme en los padres que no pueden dormir toda la noche del tirón (ni siquiera unas horas), porque sus pequeños sufren terrores nocturnos o porque se inquietan y despiertan cada dos por tres.

Es cierto que muchos de estos padres optan por retirar la siesta a los pequeños creyendo que así llegarán más agotados a la noche y dormirán más horas. Sin embargo varios especialistas nos recuerdan que el efecto que se consigue al prohibirles hacer la siesta es todo lo contrario. Los niños están de peor humor, irritables y con baja capacidad de atención. Reyes Hernández, pediatra, afirma que la falta de la siesta puede influir en su capacidad de aprendizaje e incluso puede promover los terrores nocturnos.

Esto no significa que tengamos que obligar a los niños a dormir todos los días la siesta. Lo que recomiendan los expertos es que les ofrezcamos la posibilidad de que si les apetece descansen un rato. También hay que tener en cuenta que cada niño tiene su propio ritmo y adaptarse a él. Lo normal es que los recién nacidos duerman casi todo el tiempo y que poco a poco se vaya reduciendo las horas de sueño hasta llegar a dormir solo a la hora de la siesta.

También es cierto que a partir de los tres años es el propio niño el que empezará a no querer dormir. Aunque en las guarderías se intenta respetar este momento de descanso, en muchos colegios no abarcan esta situación y por eso es posible que los niños vayan perdiendo este hábito. Lo ideal es que al niño se le vea feliz y tenga una conducta normal, así sabremos que duerme lo suficiente.

Vía | El Mundo
Foto | Morguefile-Sideshowmom

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 27 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *