Beneficios de jugar con el bebé ante el espejo

Beneficios de jugar con el bebé ante el espejo

Escrito por: Sacra    19 enero 2018     Sin comentarios     3 minutos

Jugar ante el espejo con el bebé puede ser una de las diversiones preferidas de los más pequeños. Este inocente juego nos ofrece un buen número de ventajas.

A partir del juego, los bebés entran en contacto con el mundo que les rodea. Más allá de la creatividad o la diversión que ofrece, jugar es un hecho fundamental para que los niños se desarrollen con total normalidad, incidiendo en el mundo de los sentimientos y de la autoafirmación personal.

A lo largo de los primeros meses, nuestro peque va a ir descubriendo el mundo y asentando la base de su propia personalidad. En una carrera desenfrenada irán aprendiendo esas enseñanzas fundamentales que le servirán para sobrevivir, y aquí el juego es nuestra mejor herramienta. Una de las ideas que nos pueden servir y que aporta grandes beneficios a los bebés es jugar ante el espejo.

Le ayuda a conocer su cuerpo y su entorno

Sentar a un bebé frente al espejo en el que pueda verse de cuerpo entero, le va a dar conocimiento sobre su propia anatomía y la forma personal en la que se mueve y actúa. Los ocho meses es un buen momento para iniciarse en esta aventura, aunque en ese momento todavía no va a ser capaz de reconocerse como él mismo. Será más adelante cuando sepa que ese ser que se mueve frente a él, es su propio cuerpo, reconociendo y divirtiéndose con sus propios gestos.

Desde que nuestro hijo llega al mundo su mayor afán es observarlo todo. Por eso es importante que pongamos un espejo en su cuarto, es así como llegará a cada rincón de su entorno, incluso donde sus ojos no llegan de forma natural. Reconocer ese espacio y entenderlo como suyo es fundamental para su desarrollo.

Bebé mirándose en el espejo

Favorece el desarrollo cerebral y psicomotor

Ofrecer estímulos positivos a nuestro bebé es fundamental para favorecer su desarrollo cerebral. Un buen ejercicio es sentarnos los dos frente a un espejo y jugar a besarle, abrazarle y dar mimitos mientras él puede observar como esa imagen, que ofrece a una mamá como tú, le causa tremendas satisfacciones.

Pero también su físico se va a ver beneficiado. Coloca a tu bebé boca abajo frente al espejo y dale algún juguete para que se entretenga. Verás como sentirá curiosidad por alzar la cabeza para ver el reflejo, consiguiendo reforzar su musculatura, especialmente la del cuello. Si ya es capaz de sentarse, deja que se observe, y coloca algún juguete, un poco más alejado de él y cerca del espejo, seguro que querrá cogerlo antes que el niño de enfrente lo haga.

Seguridad, relajación y empatía

Los niños se sienten más seguros cuando están rodeados de otros niños y nuestro bebé va a sentirse acompañado en el momento que vea el reflejo, de sí mismo aunque no lo sabe, en el espejo. Ver la sorpresa de ese otro bebé, disfrutar de sus movimientos, le va a calmar y entretener, casi mucho más que cualquier juguete.

También vas a enseñarle, de primera mano y en sí mismo, lo que es la empatía. Es así como al ver a ese otro niño en el reflejo le va ayudar a sentir lo mismo que siente ese otro bebé que lo mira desde el otro lado.

Fotos | Carrefour y Play the arpycolorado


Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.