31 octubre 2013 Lactancia

Bebé recién nacido

El roce que los bebés recién nacidos tienen con la piel de su madre aporta muchos beneficios, entre ellos el de mejorar la lactancia. Se señala que uno de los puntos fundamentales para tener una lactancia exitosa es el contacto que haya tenido la piel de la madre con la del bebé en la sala de parto.

Esto se dio a conocer en una conferencia realizada por la Academia Americana de Pediatría. Los realizadores del estudio señalaron que el contacto piel a piel que se da tempranamente en la sala de partos genera un aumento en la lactancia materna exclusiva durante la estancia hospitalaria del pequeño.

Para realizar el trabajo se tuvieron en cuenta diferentes factores, entre ellos el número de tomas de fórmula que tuvieron los pequeños, el peso al nacer y el peso al ser dados de alta, además de la cantidad de tiempo que estuvieron en la estancia hospitalaria. Se analizaron 150 registros de los hospitales.

Del total de los casos analizados el 53 por ciento de los casos los niños estuvieron en contacto piel a piel con sus madres en la sala de partos. El 72 por ciento de las madres querían amamantar exclusivamente aunque sólo el 28 por ciento lo hizo. Se observó que la intención de dar de mamar y el contacto piel a piel se vincularon significativamente con la lactancia materna, sin tener en cuenta el tipo de parto, la edad de la madre y la edad gestacional.

Darchna Bhatt, autora del trabajo señaló que: “La lactancia materna es una de las cosas más fáciles que podemos hacer por los niños para asegurarse de que están creciendo de manera sana. Mientras que el contacto de piel a piel se asocia positivamente con la lactancia materna exclusiva, el factor estadísticamente significativo es la intención“.

Vía | La Razón
Foto | Flickr – Marciookabe

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 31 octubre 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *