12 junio 2017 Embarazo, Noticias

bebés en el vientre materno

La visión del recién nacido no es precisa, al menos durante los primeros meses tienen dificultades para enfocar, por eso no suelen fijar la vista en una imagen determinada. Sin embargo, sí te darás cuenta que tu rostro es uno de sus objetivos preferidos. Hasta ahora se podría pensar que era parte del aprendizaje del recién nacido y que esa devoción por la cara de sus padres venía acompañada de esa idea romántica al reconocer nuestra voz o ese misterioso instinto filial. Sin embargo no parece que sea del todo así.

Un estudio en Reino Unido, ha demostrado como los bebés, que todavía están en el vientre materno, prefieren fijar su vista en aquellas figuras que parecen caras. Lo que demostraría que la atracción por el rostro humano vendría en nuestras señas de identidad, incluso antes de nacer.

La preferencia por mirar la cara es algo innato

Esta investigación, totalmente pionera en su género, se ha realizado en la Universidad de Lancaster, en Reino Unido. Un grupo de científicos tomaron como muestra a 39 mujeres embarazadas que se encontraban en la semana 34 de la gestación. La idea era proyectar una imagen compuesta por tres círculos de luz que formaban un triángulo, haciéndosela llegar, a través del útero, al bebé. La reacción sería captada a través de ultrasonido 4D.

Esta imagen se proyectaba desde distintos ángulos y giros, haciendo que tomara formas distintas. De esta manera cuando el triángulo se asemejaba a la forma de un rostro humano, el bebé tenía una clara reacción, fijándose de tal forma como cuando lo hace una vez ha nacido. Esto ha sugerido a los investigadores a comprobar como la preferencia de fijarse en las caras no es algo que se aprenda con el tiempo, sino que es innato en el ser humano.

Bebé mirando a su madre

La importancia del desarrollo en el vientre materno

A través de estos experimentos, los expertos siguen recordándonos la importancia que tiene la vida del bebé dentro del útero y lo importante que es su crecimiento dentro de él. No debemos olvidar que a lo largo del tercer trimestre se consolida todo lo que será su desarrollo, especialmente neuronal, que le acompañará toda su vida.

Estos mismos investigadores, siguen trabajando en mejorar la proyección lumínica que le ofrecen al bebé en el útero, con el fin de seguir ahondando en esos misterios que se producen durante la gestación. No en vano, según algunas teorías, ya en el vientre los bebés pueden discriminar números y cantidades.

Vía | Antena 3
Fotos | Youtube y De mare a mare

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *