27 junio 2012 Consejos, Desarrollo

Mi tamano normal
Alguna vez hemos podido escuchar a nuestro pediatra que el bebé es “pequeño para su edad gestacional”. Y en muchas ocasiones, estas palabras pueden causar algo de temor en los padres. Pero hay que tomarlo con calma.

Mediante los análisis y pruebas que se realizan a la madre durante el embarazo, se puede detectar que nuestro pequeño puede venir con peso y talla inferior a la que realmente debería tener. Esto puede ser un problema pero, si se toman las medidas adecuadas, es perfectamente corregible.

Los motivos para que el bebé tenga esta disminución de peso y talla pueden deberse a varios factores. El estado de salud de la madre, su manera de alimentarse, adicción a las drogas o falta de flujo sanguíneo a la placenta. También pueden derivarse de alteraciones genéticas o alguna enfermedad que pueda tener el bebé.

Aunque puede afectar al bebé a nivel de aprendizaje o de conocimientos cognitivos, insistimos que es posible reconducirlo, siempre que se empiece desde el principio. Una buena alimentación, ejercicio controlado durante el embarazo, un entorno óptimo que no altere ni a la madre ni a su salud. Todo esto beneficia el correcto desarrollo del bebé.

En los casos de recién nacidos faltando peso y talla, sólo un 10 por ciento llega a mantenerlo en la infancia e incluso en la edad adulta, existiendo también otros métodos para estos casos, como por ejemplo, el tratamiento de hormonas.

Se demuestra, por tanto, que es necesario mantener una serie de normas para el correcto desarrollo del embarazo y, a posteriori, de nuestro bebé. Quizás, en algunas ocasiones, suponga un esfuerzo o sacrificio por parte de la madre y, también hay que decirlo, del padre. Pero todo es por su salud, su bienestar y su correcta evolución. Merece la pena.

Vía | analítica.com
Foto | sxc-bjearwicke

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *