22 marzo 2010 Noticias, Opinión

bebes que inspiran el origen del mal

El mundo del arte resulta, casi siempre, un campo virgen donde la creatividad humana despliega todo su potencial para ofrecernos diversas miradas a través de las distintas técnicas artísticas. La literatura, la pintura o la fotografía suponen ventanas inauditas por las que conseguir alas y expresiones que, en muchos casos, ayudan a modificar o crear distintas opiniones sobre el mundo que nos rodea o sobre la misma naturaleza del ser humano. Dentro de la libertad que nos ofrece el arte existe aquella que, en mi opinión, intenta provocar distintas reacciones en el público que asiste a la exposición o interpretación de la misma.

Y algo así ha ocurrido al contemplar las fotografías de la artista danesa Nina María Kleivan que ha vestido a su pequeña niña con diversas vestimentas relacionadas con distintos dictadores de la historia. Adolf Hitler, Mussolini, Stalin o Sadam Hussein, son algunos de los personajes con los que la fotógrafa ha caracterizado a su bebé. Si lo que quería era crear expectación, lo ha conseguido sin ninguna duda.

Según la artística mamá, estas imágenes pretenden mostrar el origen del mal del que todo ser humano es poseedor. Según declaraciones al “Daily Mail”: “Todos tenemos el mal en nuestro interior, incluso los niños más pequeños son malos unos con otros”, de este modo, ha caracterizado a su pequeña bebé, Faustina, como estos personajes que representan, según la autora, el mal durante el siglo XX. Aunque afirma que no busca la provocación, sí pretende una reflexión sobre el origen del mal humano.

La idea de esta exposición, llamada “Potencia” surgió a raíz de la dolorosa y lenta recuperación tras el parto de su niña, en la que tuvo que permanecer inmovilizada en una silla de ruedas durante más de cuatro meses. Al no poder acudir a su estudio a fin de realizar su trabajo, le surgió la idea de disfrazar a su niña para mostrar este pensamiento. La exposición ya ha recorrido Dinamarca, Italia, Suecia y Alemania.

A pesar de que Nina afirma que incluso su hija puede ser una futura tirana que podría gobernar su país con mano dura, son muchos los detractores que sólo ven en este estudio un modo de provocación gratuita, haciendo revivir odios y maldades en personajes siniestros.

Vía | ADN

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 22 marzo 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *