28 octubre 2016 Noticias, Salud

dormir con los padres

Son muchas las vueltas que se le están dando a los distintos sistemas de crianza y las consecuencias que puedan ocasionar en el bebé. Es evidente que cada familia tiene sus métodos y sus creencias en torno al cuidado de los hijos, así que intentar imponer una norma única y exclusiva es especialmente difícil, además de poco beneficioso para una sociedad que intenta seguir siendo plural y respetuosa con todo tipo de decisiones. Otra cosa es que, ciertas prácticas, puedan resultar beneficiosas para la salud de los pequeños.

Acaba de publicarse un estudio, realizado por la Academia Estadounidense de Pediatría, en el que se recomienda que los bebés tienen que dormir junto a sus padres, al menos durante los primeros seis meses de vida, en el mismo cuarto pero no compartir cama. Al parecer todo gira en torno a las investigaciones sobre la muerte súbita del lactante, un misterioso síndrome que sigue causando elevadas pérdidas en la infancia.

La muerte súbita, ese gran misterio

Por más investigaciones que se realicen, los expertos siguen sin dar con la clave exacta que provoca esta tragedia en los bebés de corta edad. Según han ido comprobando puede estar relacionada con algún tipo de obstrucción en las vías respiratorias o que su cerebro, todavía inmaduro, no sea capaz de regular la respiración. También se barajan otras posibilidades como la genética que le podría predisponer a ello.

En cualquier caso existen ciertas prácticas que podrían evitar los riesgos como son, por ejemplo, la lactancia materna o que el bebé no duerma en la misma cama que los padres. A pesar de que los defensores del colecho no creen que pueda ser un factor de riesgo, los expertos aseguran que sí puede existir una relación entre la muerte súbita del lactante y la forma de dormir del bebé.

colecho

En la misma habitación pero no en la misma cama

Según los pediatras estadounidenses, que los bebés duerman en el mismo cuarto que los padres supone enormes ventajas en su desarrollo. Tener cerca a mamá les causa tranquilidad, además que podemos tenerle siempre cerca para darle su toma de alimento durante la noche. Además, según se ha comprobado, el riesgo de muerte súbita se reduce en un 50 por ciento en aquellos bebés que duermen junto a sus padres, posiblemente porque están más atentos a cualquier alteración en la respiración del bebé.

Pero si es beneficioso que duerman junto a los padres, no lo es tanto compartir la misma cama. Según estos mismos expertos, las camas de adultos no están preparadas para el descanso de los bebés. Mantas, sábanas, edredones, pueden ser objetos extremadamente peligrosos para que nuestro pequeño acabe atrapado, provocando, no sólo la muerte súbita si no una asfixia totalmente evitable.

Lo mejor es que descanse en una superficie lisa, firme y sin objetos que puedan provocar ningún accidente. Es importante evitar aquellas superficies blandas como las de un sillón o un sofá.

Fotos | Embarazo actual y Mamicenter

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Siempre es bueno que los bebés tengan su espacio y sus propias camas ya que los colchones de cuna son distintos, deben ser de un material mas suave, con un relleno distinto y una tela jaquard para la comiodidad de los bebes. Ya hay muchas ofertas de colchones para cuna especializados y que nos sirven por lo menos para los primeros 6 meses de vida.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *