14 noviembre 2015 Desarrollo, Noticias

comunicarse con pitidos

Todos sabemos que los niños son auténticas esponjas capaces de captar, asimilar y hacer suyas las enseñanzas que les llegan desde su alrededor. A través de la comunicación, por medio de las palabras, los niños aprenden a hablar, consiguiendo que su vocabulario se vaya ampliando, casi, a lo largo de toda su vida. Muchos son los estudios que demuestran que aprender varias lenguas a temprana edad, supone disfrutar de múltiples ventajas para poder comunicarse más allá de su círculo.

Pero además del lenguaje verbal, también existen otros con los que, sin necesidad de conocer las palabras que conforman un idioma, podemos comunicarnos con el resto de seres humanos: los gestos, por ejemplo, suelen ser muy recurrentes en estos casos. Pero ¿te imaginas que utilicemos pitidos para ello? Según un experimento realizado en Estados Unidos con bebés de seis meses, pueden aprender, perfectamente, si se les enseña como un modo más de comunicación.

Esta investigación, que se ha realizado en la Universidad de Northwestern, Illinois, demuestra que los bebés de seis meses ya son capaces de entender, como un modo más de comunicación, los pitidos, por lo que la flexibilidad comunicativa ya aparece a tan temprana edad, lo que nos hace pensar que nacemos con ciertas dotes para la comunicación que vienen impresas en nuestra entidad humana.

Para llegar a esta conclusión, se tomó a un grupo de bebés de seis meses y se les puso un video donde dos personas mantenían una conversación, una de ellas hablaba en la lengua materna, en este caso el inglés, y la otra por medio de pitidos, como si de una máquina se tratase. Después se les realizó un test en el que los pequeños asocian las palabras a ciertos objetos, comprobando que también los asociaban cuando escuchaban, de nuevo, el pitido.

Según la autora del estudio, Sandra Waxman, este resultado supone un gran hallazgo en las capacidades innatas de comunicación, concluyendo que:

Esto demuestra que los bebés tienen la capacidad social para reconocer una señal social comunicativa completamente nueva en su entorno. Y una vez reconocida, pueden utilizarla para apoyar la cognición. Los bebés, como los adultos, ya buscan nuevas formas de comunicarse en las personas de su entorno.

Vía | Muy Interesante
Foto | Pixabay – Greyerbaby

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *