3 junio 2017 Desarrollo, Recién Nacido

los bebes no parpadean

Con la llegada del bebé a casa llegan también muchas sorpresas que, seguro, no nos habíamos planteado hasta el momento. Pocos son los padres, especialmente los novatos, que no se quedan embobados mirando a su retoño como si, todavía, no creyeran que hubiera salido de su propio interior. Es así como cada gesto, cada mínimo movimiento se convierte en todo un acontecimiento para los orgullosos papás.

Pero al igual que nos viene la sorpresa unida a la alegría, también las dudas se multiplican. Si está llorando ¿será que no lo estoy haciendo bien? ¿Estará bien alimentado? ¿Tendrá frío? ¿Duerme lo suficiente? Y ¿por qué apenas parpadea? Poco a poco se nos irán desvelando todas las incógnitas aunque, ante esta última pregunta, los investigadores ya nos han dado la respuesta.

Mientras el adulto parpadea 15 veces, el bebé sólo lo hace 2 veces

Si te fijas con detalle, tu bebé recién nacido apenas parpadea. Mientras tú lo haces de forma, casi, constante, él mantiene su mirada fija sin que sus párpados apenas hagan el más mínimo movimiento. Muchos padres se asustan pensando que su bebé puede tener algún problema de visión que, precisamente por ser tan pequeño, todavía no ha sido detectado. Nada más lejos de la realidad.

Un grupo de científicos estadounidenses parece que han sabido dar con la resolución del enigma. Para ello estudiaron a 269 niños y 179 adultos, con el fin de cronometrar las veces que ambos parpadeaban de forma espontanea. A lo largo de un minuto los bebés sólo necesitan parpadear dos veces, o incluso menos. Sin embargo, los adultos, lo hacían hasta quince veces.

Bebé durmiendo

La respuesta está en las horas de sueño

Precisamente por tratarse de una diferencia tan abismal, los científicos han querido saber más. Al parecer la causa puede ser la gran cantidad de horas que los bebés pasan durmiendo. El hecho de tener los ojos cerrados durante largos periodos hace que su córnea no necesite ser humedecida con tanta frecuencia. Así comprobarás como, a medida que va creciendo y sus horas de sueño disminuyen, también aumenta la frecuencia de su parpadeo.

Sin embargo otro grupo de investigadores, también apuestan por otra teoría totalmente distinta. Los recién nacidos no tienen sus dotes visuales completas, por lo tanto necesitan fijar la vista mucho más que los adultos para poder captar todo lo que sucede a su alrededor.

Vía | Entravision
Fotos | Telemundo y El blog de mi bebé

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *