26 septiembre 2017 Noticias, Otros

Bebé con cara de miedo

Una investigación realizada entre distintas universidades de Francia, Canadá, Suiza y Estados Unidos, ha comprobado como los bebés son mucho más prematuros de los que a simple vista podríamos imaginar, al menos en la detección de ciertas emociones.

Si bien ya se demostró que los bebés preferían las imágenes que representaban rostros humanos, en el mismo vientre materno, ahora han podido comprobar como, con sólo tres meses de edad, ya son capaces de detectar el miedo a través de los gestos que ven en los rostros que le rodean.

Para llevar a cabo esta investigación, se tomaron como muestra un total de 192 bebés con edades comprendidas entre los 3 y los 12 meses. A todos ellos se les pusieron una serie de imágenes para ver de qué modo centraban su atención. En un principio se eligió un rostro que expresaba miedo, y otra imagen que estaba borrosa y que apenas tenía unos rasgos definidos. La atención de los bebés, incluso de los más pequeños, se centraba en aquella cara que expresaba miedo.

Los bebés se fijan más en las caras de miedo que en las sonrientes.

Para hacerlo un poco más difícil, y concretar más el experimento, se sustituyó la imagen borrosa, por otro rostro en el que los rasgos eran de felicidad. El resultado fue exactamente el mismo: los bebés seguían centrando su atención en aquel que representaba un sentimiento de miedo, es decir, aquellas expresiones en las que se veían los ojos muy abiertos, las cejas arqueadas y la boca abierta.

Según los expertos, esta preferencia temprana por detectar el peligro a su alrededor, supone una ventaja para la supervivencia de la especie. Es decir, desde muy pequeños, los humanos somos capaces de sentir cuando algo nos amenaza, un sentimiento que va innato en nuestra propia naturaleza.

Vía | Tendencias 21
Foto | Data manager

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *