13 julio 2012 Recién Nacido, Salud

La pequena Keena se va a casaDe nuevo una prueba de superación en un recién nacido nos conmueve, por lo que consideramos oportuno volver a reflejarlo en nuestro blog con gran alegría.

La niña Kenna Claire Moore nació sobre el mes de Enero en un hospital de Carolina del Norte (EE.UU) con la particularidad que lo hizo a las 25 semanas de gestación, con un peso de 266 gramos y un tamaño que no superaba los 20 cm.

Los médicos no daban muchas esperanzas a sus padres con respecto a la supervivencia de su hija, pero estos no desesperaron. A la mamá de Kenna le diagnosticaron presión alta derivada del propio embarazo a las 20 semanas. Una ecografía, un par de semanas después, mostró que la pequeña había parado su proceso de crecimiento.

Aunque diversos estudios en Estados Unidos declaran que los bebés que nacen con un máximo de 24 semanas tienen un 60 por ciento de probabilidades de salir adelante, continuaron luchando. Tras su nacimiento, la alimentación y respiración asistida por medio de tubos se convirtieron en la compañía de la pequeña Kenna, llegando a desarrollar también hernias y enterocolitis necrotizante (en los prematuros, puede suponer la muerte del tejido intestinal).

A pesar de las adversidades, los padres de Kenna no perdieron la esperanza y, 183 días después, la niña ha salido de la UCI del hospital rumbo a su hogar. Aunque tendrán que mantener los cuidados y la asistencia en respiración y alimentación en casa, esta familia rebosa alegría después de haber luchado tanto tiempo.

Un gran ejemplo de superación y esperanza. Probablemente, el amor que recibía en la UCI del aliento de sus padres, haya conseguido superar esta primera prueba y continuar adelante con ilusión. Felicidades, familia.

Vía | contexto.com

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 julio 2012
  2. Está claro: los héroes nacen más que se hacen 21 julio 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *