26 marzo 2010 Consejos, Lactancia, Nutrición, Salud

Y si tu bebé rechaza la leche materna refrigerada
Hace unos días una amiga me preguntó qué había que hacer con la leche materna extraída previamente para que al ofrecérsela al bebé no le supiera rara. Lo cierto es que no supe qué decirle ya que a mi hija las veces que lo he hecho no ha extrañado en nada el sabor de la leche. Lo único raro era el biberón en lugar del pecho y nada más.

Sin embargo, hablé com mi pediatra y entonces entendí la pregunta que me hicieron. Resulta que hay mujeres cuya leche, aunque permanezca tan sólo unas horas en la nevera, coge un olor un tanto rancio. Es eso lo que hace que algunos bebés puedan rechazar la leche materna ya extraída. Y, como todo, esto tiene su explicación. Y lo mejor de todo es que también tiene solución, no es necesario que se utilicen leches de fórmula si se quiere mantener la lactancia materna.

La leche que produce la mujer que está amamantando a un niño tiene en su composición, entre otras muchas cosas, una enzima que se denomina lipasa. Su cometido es destruir las grasas y ayudar al bebé a hacer la digestión de la propia leche.

Hay madres, no todas, que en la leche que producen tienen una elevada cantidad de lipasa. De modo que si la conservan en la nevera, esta enzima se pone en funcionamiento y empieza a digerir las grasas. El resultado no es otro que una producción de ácidos grasos sueltos en la leche, lo que le confieren un olor a manteca rancia.

Pese a que no causa ningún daño al bebé si la toma, es posible que no la quiera, que la rechace precisamente por ese olor. Si esto ocurriera hay una manera sencilla de evitarlo. El modo de hacerlo es escaldando la leche justo después de haberla sacado del pecho y antes de dejarla en el frigorífico o en el congelador. Es decir, calentándola en un recipiente al fuego (no en el microondas) hasta que empiecen a salir burbujitas, justo antes de que empiece a hervir. Después la dejas enfriar y la mantienes en frío.

Al calentar la leche lo que estás haciendo es destruir la lipasa de modo que ya no causará ese olor y tu hijo no pondrá ningún inconveniente en tomársela. No obstante, comprueba primero que existe el problema antes de hacer nada, porque es mejor que la leche se tome tal cual la produce la madre.

Foto | mdverde en Flickr
Más información | Sí se pueden mezclar las diferentes leches para el bebé

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario
  • Naiara

    Buenas tardes:

    Soy madre de un bebé de 4 meses. Acaba de empezar en la guarderia yhasta ahora he estado congelando mi leche para podersela dar cuando empezase a la guarderia, pero cual ha sido mi sorpresa que rechaza la leche congelada.

    Hasta ahora le he estado dando pecho y biberón con mi leche recién extraida y todo ha ido perfectamente pero hoy ha sido la primera vez que le hemos dado leche congelada y la ha rechazado.

    ¿Me podriais decir r que es lo que puedo hacer para aprovechar toda esa leche que tengo congelada?

    Sin otro particular, gracias por todo.

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 26 marzo 2010
  2. Cómo utilizar un sacaleches, paso a paso 12 junio 2010

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *