5 marzo 2015 Noticias

Un parto más que especial

Un bebé nació de una manera bastante particular, lo hizo dentro del saco amniótico. Esto sucedió en el Centro Médico Cedas Sinai de Los Ángeles (Estados Unidos).

En el momento del parto el neonatólogo William Binder se sorprendió al ver que un bebé había nacido cuando aún se encontraba en su saco amniótico. El doctor señaló que: “Nos quedamos sin respiración. Fue un momento asombroso que quedará en mi memoria durante mucho tiempo“.

El bebé estaba ubicado en posición fetal y se podían ver con claridad las piernas y brazos doblados. Una experiencia muy interesante que seguramente no olvidarán en sus vidas. La madre del pequeño, llamada Chelsea Philips nunca se imaginó que su bebé podía llegar a tener un nacimiento tan especial y extraño.

El bebé, llamado Silas, nació por cesárea a las 26 semanas de gestación, siendo tres meses prematuro. Algunos profesionales señalaron que la forma en que nació puede denominarse como una especie de milagro médico. La denominación se debe a que la posibilidad de que el saco amniótico quede intacto después de un parto es realmente raro, podría darse en un caso cada 80 mil nacimientos.

Recordemos que el saco amniótico es la cubierta formada por dos membranas que tienen la función de cubrir el embrión, el mismo se forma entre el octavo y el noveno día de fecundación. Es el lugar en donde el bebé nonato crecerá y desarrollará.

Una de las membranas, la interna, se llama amnios y es la que contiene el líquido amniótico y el feto en su interior. La otra membrana, la exterior es la denominada cordón y es la que contiene el amnios. El líquido es el encargado de proteger al bebé de lesiones y golpes ademas de que lo dota de fluidos que puede tragar y respirar. Otra de las funciones es mantenerlo a una temperatura constante.

Vía | BBC
Foto | Flickr – Sandra Donoso

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *