30 octubre 2014 Consejos, Salud

El bebé ha comido tierra

Nada más nacer, nuestro bebé tiene que adaptarse a un nuevo mundo del que cada día va descubriendo nuevos aspectos. Es por ello que su sed de curiosidad es infinita, empujándole a explorar todo lo que le rodea de una forma directa y sin intermediarios. En cuanto empieza su autonomía, el gateo y los primeros pasos, esa exploración deja de ser sólo visual o sonora, para convertirse en táctil e, incluso gustativa.

Cualquier cosa que encuentran a su alcance se lo llevan a la boca, es algo instintivo que les permite descubrir más misterios sobre todas esas novedades que le rodean. Pero no todo lo que “saborean” es ni agradable ni sano, ni mucho menos recomendable. Es por ello que debemos llevar especial cuidado. Pero ¿qué podemos hacer si el bebé se lleva a la boca tierra, por ejemplo?

Es fácil que estando en el parque nuestro pequeño, y en un descuido, se lleve a la boca lo que encuentre. Lo más inmediato será llenarse la boca de tierra. Aunque no pasa nada, a no ser que esa arena o tierra lleve otros desperdicios, bastará con hacérsela expulsar y darle agua para que cuele bien. El problema es si nuestro niño se habitúa a comer tierra de forma constante, esto puede ser síntoma de lo que se conoce como la Pica, un trastorno alimenticio que viene unido a la falta de ciertos nutrientes en la dieta del pequeño.

Pero para evitar que nuestro niño coma tierra, incluso de forma accidental, cuando vamos al parque, no estaría de más seguir los siguientes consejos:

  • Aunque en los parques infantiles está prohibida la entrada de mascotas, somos tan irrespetuosos, que es raro no encontrar ningún parque con alguna deposición o restos de, especialmente, perros. Esto puede causar distintas infecciones, así que lo mejor será escoger otro lugar y asegurarnos que la tierra está limpia.
  • De igual modo que nos aseguramos de la limpieza de estos restos animales, también hay que mirar con detenimiento que no hayan piedras, cristales, colillas… resultan especialmente llamativas y el bebé si se lo lleva a la boca le podría acarrear problemas serios.
  • Como hemos comentado antes, si vemos que no ha sido un accidente o una casualidad, si no que le resulta habitual lo de llevarse tierra a la boca, tendremos que consultar con el pediatra pues le puede faltar algún mineral que su cuerpo reclame.

Vía | Ser Padres
Foto | La magia de crecer

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *