12 febrero 2014 Opinión, Otros

Bebé que descubre la lluvia

Hay experiencias en la vida que resultan totalmente inexplicables. Momentos únicos y maravillosos que nos hacen sentirnos en conexión con una fuerza única y universal, con el mismo centro de la propia alegría de vivir. Esos instantes llenos de plenitud, de sorpresa y de íntima emoción son los que viven los niños a medida que van descubriendo que viven en un mundo rodeado de pequeños milagros diarios. Desgraciadamente esa capacidad de sorpresa y de alegría sencilla se va aminorando a lo largo que vamos creciendo, dejándola oculta bajo una capa de, casi, indiferencia ante la vida.

Pero resulta alentador, emotivo y casi sanador, encontrarnos con escenas como la que vive esta pequeña niña que ha descubierto la lluvia. A pesar del esfuerzo de sus padres por frenarla, es tal la emoción y la alegría que siente al notar el contacto del agua sobre su cuerpo, que no hay nada que la pueda parar. Es esa sensación que, seguro, habremos sentido todos alguna vez en nuestra vida pero que ahora ya ni recordamos.

Porque ¿quién no se ha dejado llevar por la bendita locura de pasear bajo la lluvia sin ninguna protección? Sentir las gotas mojándonos el rostro es una de esas sensaciones que deben experimentarse alguna vez en la vida. Es como si entráramos en conexión con otros mundos en los que todo es mucho más limpio, más sincero, más inocente.

Y es así como lo vive esta niña, dejando al descubierto toda su inocencia y la grandiosa sorpresa de encontrarse con un elemento nuevo en su vida. Aunque seguro que muchos pensareis que es una barbaridad dejar que la pequeña se moje tanto ya que lo más probable es que después de la lluvia venga el resfriado, resulta una imagen tan tierna que merece la pena disfrutarla.

Foto | Geek Fem

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 13 febrero 2014

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *