13 mayo 2012 Noticias, Opinión

Sospechosa de terrorismo a los 18 meses
Desde el 11-S volar es un ejercicio de paciencia. Los controles de seguridad son exhaustivos, lentos y en algunos casos como el de los escáneres corporales, muy controvertidos. Nadie se libra de pasarlos, incluso los peluches de los bebés, pasan por la máquina de rayos. Pero en algunas ocasiones tantas medidas de seguridad están haciendo pagar a justos por pecadores.

En Estados Unidos (¿cómo no?) una bebé de 18 meses fue obligada a bajar del avión con sus padres, por estar en la lista de personas no autorizadas para volar, no fly list. Sucedió en el Aeropuerto de aeropuerto de Fort Lauderdale en Florida. La compañía aérea, Jetblue dio aviso a la Administración de Seguridad en el Transporte (TSA, por sus siglas en inglés) al comprobar que el nombre de la niña estaba en la mencionada lista.

La TSA acudió, tuvo una entrevista con los padres y tras pedirles disculpas por lo que se supone fue un error informático, les invitaron a volver a subir al vuelo. La familia se negó porque se habían sentido humillados. El padre considera que todo ha sido por su ascendencia de Oriente Medio y porque su esposa utiliza hijab.

Seguro que el empleado que vio el aviso en el ordenador no se fijó en que el supuesto terrorista era un bebé de año y medio. Seguro que todos son muy responsables y sólo cumplieron con su obligación. Pero, ¿a nadie se le ocurrió comentar la circunstancia con la TSA antes de desembarcarlos?.

Vía | El Comercio

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 14 mayo 2012
  2. Tres bebés afectados por la bacteria áurea en un hospital materno 22 abril 2015

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *