18 octubre 2011 Noticias, Recién Nacido

Diez años de la creacion de las babyklappe

Ha sido Austria el país pionero donde se han creado unos buzones en los que depositar aquellos bebés que nacen y encuentran, por distintos motivos, el rechazo de sus madres. Haciendo la misma función que los tornos de los conventos, donde mujeres anónimas abandonaban a sus recién nacidos, estos mínimos recintos son el habitáculo más seguro para estas criaturas.

A pesar del rechazo que han tenido, y siguen teniendo, las babyklappe han cumplido diez años de vida y, según sus creadores y mantenedores, con una importante labor social. Durante este tiempo han sido recogidos, y dados en adopción, un total de 29 niños que, de no haber sido por este servicio, hubieran acabado en “un contenedor de basura a cinco grados bajo cero”, explica un especialista.

Se trata de una pequeña ventana situada, discretamente, en uno de los muros exteriores del hospital y que contiene un timbre con el que alertar al personal sanitario de pediatría para que acudan de inmediato. La madre, de forma anónima, deposita a su bebé en esta pequeña cuna climatizada y vigilada por una cámara de seguridad. Allí se encuentra una carta, escrita en ocho idiomas, y que le explica como contactar con el hospital en el caso de posterior arrepentimiento, así como una almohadilla de tinta para tomar las huellas dactilares del bebé.

Aunque, como bien dice Claudia Klier, este servicio presta una gran utilidad para evitar males mayores, la prioridad principal a fin de evitar estos embarazos no deseados, sería que se pudiera contar con una educación sexual más efectiva para los jóvenes.

Vía | ABC
Foto | Morgen Post

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 18 octubre 2011
  2. En Alemania se permitirán los partos anónimos 9 julio 2013

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *