4 septiembre 2017 Lactancia, Nutrición, Salud

lactancia materna

El estreptococo del grupo B es una bacteria que puede tener la mujer tanto en los intestinos como en la vagina. Si bien en la mayoría de los casos es totalmente inofensiva, sí resulta muy peligrosa en el momento del parto, ya que aunque no tiene ninguna repercusión en las relaciones sexuales, en el momento del nacimiento del bebé, y al salir por el conducto vaginal, entra en contacto con ella, pudiéndole causar distintos problemas de salud, algunos muy graves. Esta bacteria, también, se puede transmitir a través de la leche materna.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Vanderbilt, de Tennessee en Estados Unidos, han comprobado que, si bien el estreptococo del grupo B puede llegar al bebé a través de la lactancia, también puede tener un efecto protector frente a este tipo de bacteria. Ya que se ha comprobado que la leche materna produce una serie de azúcares que podrían ayudar a prevenir la infección.

Azúcares que previenen una infección muy grave

Cada vez son más las investigaciones realizadas en torno a la leche materna y sus infinitos beneficios en la salud del bebé. La propia Organización Mundial de la Salud, aconseja que sea el único alimento de los niños hasta, al menos, los 6 meses. A toda esa larga lista de ventajas, se une ahora también ésta que podría ser determinante a la hora de crear un escudo protector en torno a una de las infecciones más generalizadas en los recién nacidos, y que provoca serios problemas de salud.

Una gran parte de los recién nacidos que se ven expuestos a esta bacteria, suelen desarrollar enfermedades como la sepsis o la neumonía, enfermedades que se pueden agravar debido a que el sistema inmunológico del bebé todavía no está desarrollado del todo, llegando incluso hasta la muerte. Por eso la prevención es imprescindible y para ello es necesario hacer una analítica a la embarazada para saber si es portadora de esta bacteria, y así tomar las medidas oportunas para eliminarla, generalmente a través de antibióticos.

estudio sobre leche materna

Antibiótico natural para niños y adultos

Para llevar a cabo esta investigación se tomaron cinco muestras de leche materna de cinco donantes. A esas muestras se les aislaron los azúcares complejos. Estos azúcares se expusieron a un buen número de estreptococos del grupo B. Una de las muestras consiguió matar a toda la colonia de bacterias, otra fue efectiva aunque algo menos, y las tres restantes también atacaron aunque con menos contundencia.

Tras comprobar la composición de estas muestras lácteas, se llegó a la conclusión de que hay madres que producen ciertos tipos de azúcares que hacen las tareas de algunos antibióticos y que servirían tanto para tratamientos en niños como en adultos, consiguiendo un método natural y efectivo para combatir ciertas infecciones.

Vía | Infosalus
Fotos | Pixabay

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *