8 marzo 2012 Consejos, Seguridad

seguridad cocina II

Ya hemos visto como la cocina puede ser una zona altamente peligrosa cuando estamos con los bebés. Por eso debemos llevar sumo cuidado para que no se produzcan accidentes que pueden ser evitados, sólo aplicando algunos trucos que nos lleve a controlar el exceso de curiosidad de nuestro pequeño.

Si tenemos cajones a los que pueda acceder el pequeño, evitar colocar objetos cortantes, de cristal o de loza para evitar que pueda cortarse o romperlos. Aquellos otros que no estén a su alcance pero que puedan ser manipulados al subirse a un taburete, mantenerlos cerrados con un cierre de seguridad.

Es muy importante que evitemos poner productos tóxicos y peligrosos en los estantes y armarios inferiores. Hasta la llegada del bebé es fácil que coloquemos los limpiavajillas, lejías o detergentes debajo del fregadero, por eso es necesario que, a partir de ahora, cambien de ubicación. Algunos padres optan por cerrar con llave este armario pero, un pequeño descuido podría dejar la puerta abierta y encontrarnos con una desagradable sorpresa.

Muchísimo cuidado, también, con la basura. Hay que enseñarle a que no debe manipularla, por mucho que le apetezca descubrir los miles de tesoros que allí se encuentran. Su mejor ubicación es dentro de un armario y que lleve un pestillo o cierre para que esté siempre cerrado. De igual modo las latas, botellas y botes para reciclar, es mejor llevarlas al instante al contenedor para así evitar que puedan dañarse con ellas.

Mucho ojo también con las bolsas de plástico que dejamos al alcance de su mano. Las de la compra, las del congelado, las de la basura… todas deben estar fuera de su vista ya que, al jugar con ellas, corremos el riesgo de que se la pongan en la cabeza y asfixiarse.

Vía | Hogar Útil
Foto | Niños y Bebés

También te puede interesar

Comentarios

Enlaces y trackbacks

  1. Bitacoras.com 8 marzo 2012

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *